Melissa Riso, ojos de avellana

Mexico, 2015-06-12 11:37:54 | Redacción ESTO

POR GRACIÁN DE HERRERA
FOTOS CORTESÍA

ESTOS ojos de avellana pertenecen a Melissa Riso, modelo y actriz originaria de los Estados Unidos. El color de su alma cambia de intensidad de acuerdo a la luz del día, son matices de magia pura.
Melissa se transforma al paso de la Luna cuando penetra por los ventanales de su habitación, en su casa ubicada en Los Ángeles, California.
Ella es pródiga en sensaciones pictóricas. Sostener la mirada es un triunfo olímpico.
Los contrastes azucarados de la piel deslumbran como las vetas del cristal ante el lúdico creador de joyas. Cuerpo y alma, voces interiores, ecos de doncellas poseídas por los demonios del deseo.
Melissa tiene el hábito de caminar por la playa, puede ser de día o de noche, porque el mar la hipnotiza y transforma. Lee poesía y relatos fantásticos mientras el ardor de sus deseos parece desnudarla en su habitación rodeada de espejos.
Le encanta lucir sobre la pasarela imaginaria de su casa, costumbre inconsciente de los reflectores de la fama, desde que incursionó en el mundo del cine y la televisión.

Quizá sea la suavidad de la tela que apenas la cubre o el placer seductor de los reflectores que la convierten en reina ante las puertas de la pasión, un mundo que sólo ella puede tomar o dejar.
El ideal de hombre para Melissa pertenece a la literatura, pero en el mundo real debemos ser héroes que acaben con seres míticos o surquen los confines de lo imposible.
Para rebasar las fronteras de una caricia o un beso trascendente como su filosofía existencialista, afín a Camus, Melissa consagrada a los momentos que la hacen sonreír, jugar y amar.
Tiene el poder de apagar velas titilantes durante la creación del universo a través de la inscripción en su abdomen –origen de la fatalidad -, y de la alquimia de su mirada, ojos de avellana, con el dulce de la vida o amargo del más allá.