Aficionados se quedan sin ver al Tricolor a su llegada a Orlando

Mexico, 2015-06-22 18:35:38 | Luis García Olivo / Enviado

ORLANDO.- La Selección mexicana se olvidó de la cordialidad y fue en contra de la costumbre, pues Miguel Herrera y sus dirigidos prefirieron sacarle la vuelta a los seguidores al abandonar el aeropuerto de esta ciudad por la puerta de atrás.

Extraño en la era del “Piojo”, pues desde que tomó las riendas del Tricolor su equipo siempre ha consentido a los suyos al salir por las llegadas internacionales, así lo fue en Wellington, San Antonio, Atlanta, Phoenix, Los Ángeles, Denver, San Francisco, Kansas, Natal, Fortaleza, Recife, Tuxtla Gutiérrez y hasta en Ámsterdam y Minsk, pero nunca por la puerta de atrás. Hoy todo cambió.

Así que la amabilidad parece que llegó a su fin, ya que Orlando no tuvo la dicha de gozar al representativo nacional, por lo que los cercanos cuarenta aficionados que los esperaron se quedaron vestidos y alborotados. Las pancartas, porras, arrumacos y muestras de apoyo serán para otro día, pues el Tricolor salió sin ser visto.

Cuando el reloj marcó las 13:30 horas en Orlando -12:30 tiempo de México-, el avión aterrizó, los cuarenta aficionados esperaron con playeras, pancartas y todo lo alusivo al Tricolor para estar más cerca de México, pero a la casi media hora, agentes de migración comentaron que el seleccionado ya había salido por una puerta interna con tal de evitar a los seguidores y a la diminuta prensa que aguardó.

Los encargados de migración en Orlando fueron las últimas personas en convivir con los seleccionados, pues con ellos sí accedieron al posarles en innumerables fotografías, pero no así con el paisano que radica en esta urbe y que se trasladó varias millas para apapacharlos en su preparación de cara a la Copa Oro.

Al pasar los filtros de migración, un autobús ya esperaba la asistencia de los jugadores y cuerpo técnico, mientras que el resto de los pasajeros, pues era un vuelo comercial, sí salieron sin lujo alguno en medio de un folclor patriota.

Con el equipo ya en el camión, el representativo se trasladó a su hotel de concentración a casi cuarenta minutos del aeropuerto, en exactitud en la zona de los parques temáticos, un lugar exclusivo y totalmente privado al que no es fácil acceder.

Al atestiguar el enfado de los seguidores en el aeropuerto, ESTO se dirigió al hotel para captar algo de la llegada de los seleccionados, pero ya fue muy tarde, el equipo había arribado a sus habitaciones y era momento de la comida, por lo que el personal de vigilancia invitó a la retirada. Qué mala fortuna.

El detalle no compagina con Miguel Herrera y su representativo, pues siempre ha salido por donde debe ser, sin sacarle la vuelta al mundo y nunca esconderse de los aficionados, pero con el presente Tricolor hoy todo cambió.

Dicha situación no pasaba desde hace tiempo, desde el ciclo de Chepo de la Torre en donde sí salían por la puerta de atrás, ya sea en el extranjero y en el mismo aeropuerto capitalino del Distrito Federal, aunque hoy parece que esos tiempos volverán con la espera de que no sea así. (Luis García Olivo/ Fotos: Jorge Barrera/ Enviados especiales)