El Tricolor cerró su preparación para enfrentar a Costa Rica

Mexico, 2015-06-26 19:34:32 | Luis García Olivo / Enviado

Foto: Jorge Barrera

ORLANDO.- Con la mirada lejana de Mickey Mouse, embajador de esta ciudad, México regresó a los entrenamientos luego de la tormenta eléctrica que un día antes azotó la urbe, y con casi 35 grados Celsius y el incesante calor que provocaron los 250 aficionados que se dieron cita, el Tricolor así cerró su preparación para el choque frente a Costa Rica.

Un día más en el complejo de ESPN Wide World of Sports, el Tricolor ahora no le dio concesiones a la lluvia y entrenó a temprana hora sin importar el intenso calor, pues la finalidad es llegar de la mejor forma contra los Ticos, por lo que futbol y planteamiento fue poco de lo que se pudo notar.

Sin embargo, el festejo de Layún, a quien bañaron con agua fría, los incontables aficionados y hasta los mensajes en el cielo le dieron color a un entrenamiento imborrable en los terruños del ratoncito más popular de todo el mundo.

Mensajes religiosos en “I love Jesus” en compañía de corazones fue un grato augurio para el Tricolor, que evidentemente es otro y muestra la mejor de las caras, más allá de que otro representativo fracasó en Chile, por lo que acá hay caras alegres, risas y felicidad desbordada.

Todos y sin excepción se olvidaron de las polémicas y de los días tormentosos, el sol salió y únicamente existe el mejor climax de cara a la Copa Oro. Jugadores como Giovani, Ochoa, Jonathan, Herrera, Guardado y Moreno solamente se dejaron arropar por el calor de los cientos de paisanos, quienes a nuevamente no les importó desprenderse de cuarenta dólares.

Ya más tranquilo, con risas y hasta con bromas, Miguel Herrera ya se pudo contagiar del buen ambiente que impera dentro de sus seleccionados, carcajadas y su tradicional “carrilla” con los hombres a los que les guarda más confianza dejó ver a un “Piojo” recargado, sin resaca de lo ocurrido en Chile.

En tanto que González Iñárritu guardó la sobriedad, pero al momento de festejar al cumpleañero se salió de los protocolos y también elevó el incomparable ambiente que se vivió, al tiempo de agradecer el apoyo de los paisanos mexicanos, quienes fueron retribuidos con las firmas y selfies de Layún, los hermanos Dos Santos, Chicharito y Ochoa.

Contagiado por el buen ambiente, Carlos Vela nuevamente no habló con los medios, espera hablar dentro de la cancha y solamente se dedicó al público que lo abarrotó con tanto grito a su favor, las chicas fueron las que cayeron redonditas, pues le pidieron casarse con él o hasta un hijo, mientras que él respondía con ligera sonrisa picarona.

Así el Tricolor disfrutó un día más en Orlando, una ciudad a la que espera conquistar como hace 21 años como con aquel triunfo sobre Irlanda, pues Mickey Mouse ya está de su lado. (Luis García Olivo/ Foto: Jorge Barrera/ enviados especiales)