Murray agradece a su entrenadora por el repunte en su carrera

Mexico, 2015-06-27 19:57:51 | Redacción ESTO

Notimex

Tras el amargo fin de campaña 2014, el tenista británico Andy Murray resurgió de sus cenizas, con sólo tres derrotas desde febrero, y ahora sueña con reconquistar el trofeo de Wimbledon de la mano de su entrenadora, la francesa Amélie Mauresmo.

A un año de que el escocés se decantara por el ex número uno del mundo, en un hecho que causó revuelo y hasta críticas, este binomio se repuso de un discreto semestre para levantar el vuelo a principios de esta temporada.

Como muestra de la mejoría, el vigente campeón olímpico pasó de ser la doceava raqueta del orbe a recuperar su puesto entre los máximos exponentes del escalafón, como tercero del listado internacional.

Y después de completar una de las más rentables giras sobre arcilla, con títulos en Madrid y Múnich, el oriundo de Dunblane se trazó la meta de reencontrar la gloria en el All England Club, tal como lo hizo en 2013, inspirado por su cuarta corona en la hierba de Queen’s, como ensayo final antes de jugar en la Catedral.

“Tuve una extremadamente dolorosa derrota al final del año pasado (6-0 y 6-1 contra el suizo Roger Federer en las Finales de la ATP) y Amélie fue una de las personas que siempre estuvo de mi lado y me apoyó”, confesó Murray en rueda de prensa en las instalaciones del prestigioso club.

El revés al que hizo alusión el británico incluso le llevó a pensar si sería capaz de regresar a su mejor nivel algún día, “así que hice lo posible para dedicar el 100 por ciento de mi energía al tiempo que me quedara en el circuito. Hoy me siento jugando muy buen tenis y me complace retribuir a Amélie la confianza que depositó en mí”.

Puntualizó que disfruta mucho trabajar con la gala, ganadora de dos Grand Slams, y que si bien han pasado momentos difíciles, sus consejos le permitieron prepararse de la mejor manera de cara a este torneo tan especial para su nación y sólo le queda esperar que “se traduzca en un buen rendimiento sobre la cancha”.