Lisa Morales, deseo consumado

Mexico, 2015-06-28 12:07:29 | María Vega

POR GRACIÁN DE HERRERA

LISA Morales es una estrella celeste encendida por el sol, una estela que deja el rastro en su viaje imaginario, el sueño que la despierta todas las mañanas a través de una sensación de vértigo, un vacío que provoca cosquillas, ahoga la respiración  y se transforma en una diosa seductora.

Estilo clásico de las latinas que viven en Estados Unidos, tan diversa en actividades como su tiempo se lo permite. En televisión es anfitriona en la conducción de eventos, imagen de marcas comerciales, filantrópica y profesora de fitness. Dentro de la industria del entretenimiento se desenvuelve como un delfín y su habitación revela gran parte de su personalidad. Es ordenada, pulcra y divertida.

Le encanta hablar por teléfono, mientras se contonea frente al espejo, en una elíptica que desprende destellos siderales. Los diálogos son ardientes, con ese acento que inyecta una fuerza creadora, creativa y adictiva.

Su carrera comenzó en un programa popular de Univisión y en Caliente, programa que recordamos por sus bellas chicas que bailaban en la playa con grupos de ritmos latinos comenzó su carrera en el 2006. En otro programa derivado del primero en un contexto internacional Lisa ganó el título de “Súper Chica Caliente”, con dos millones de votos.

Compitió en el concurso “Modelo Latina” alrededor de los Estados Unidos. En un video como novia de Pitbull realizado en el 2009 tuvo 82’895,991 visitas y su encanto trasciende como entrevistadora de los famosos y actriz de telenovela.

Arde, quema, desintegra a su paso. En las playas de Miami… Galileo le habría puesto el nombre de Lisa, a un astro perdido en el espacio en sus noches astronómicas.