La afición, presente en el entrenamiento Tricolor

HOUSTON.-En Texas todo es grande.

Y si Orlando fue apenas el comienzo, la ciudad texana corroboró que el Tricolor le quedó chico, pues no se dieron abasto con los casi 200 aficionados que los arroparon al final del entrenamiento.

De todas partes del estado más grande de Estados Unidos, paisanos de Dallas, San Antonio, Austin y Fort Worth acudieron a las instalaciones de Houston Dynamo para ver de cerca a sus ídolos, en donde ninguno de los 23 jugadores tuvo una puerta alterna para sacarles la vuelta.

La práctica fue a puerta cerrada, por lo que los aficionados aguardaron hasta que terminaran de entrenar para sacarles autógrafos y selfies, más allá de que estuvieron de “mirones” a través de las mallas.

Los seguidores aguantaron estoicamente el calor y después el diluvio, por lo que no fallaron a sus pretensiones y menos a los deseos de llevarse una firma de “Chícharo” o Vela. Así que una vez que finalizó la práctica, los encargados de la seguridad de la Selección y del Houston Dynamo formaron una valla en donde desfilaron cada uno de los elementos y cuerpo técnico, por lo que nadie se salvó de las firmas y la foto del recuerdo.

Gritos, empujones, peticiones, alboroto y todo lo relacionado reafirmó la grandeza de Houston, del estado, en pocas palabras de Big Tex. “Chícharo”, Vela, Ochoa, Guardado y los hermanos Dos Santos fueron los más asediados, por lo que cada uno de ellos mostró su lado ameno y se dejó arropar y consentir por los suyos.

Al grado de carcajearse por los comentarios que recibieron, pues a varios de ellos les sacaron hijos postizos o hasta pensiones alimenticias, mientras que las más aventadas les pidieron tremendos besos y arrumacos, en tanto que los más pequeños nuevamente los vieron como sus más grandes ídolos.

El Tricolor hoy volverá a entrenar en dichas instalaciones y se prevé el mismo número de gente, sino es que el doble para acudir a la práctica en donde Miguel Herrera ofrecerá conferencia de prensa previa al duelo contra Honduras.

Así es Big Tex, arropó al Tricolor y lo hará a lo largo de toda esta semana, pues el 5 de julio volarán a Chicago, sede de su encuentro de debut de la Copa Oro frente a Cuba, por lo que restan días en Houston para presenciarlos aún más de cerca. (Luis García Olivo/ Foto: Jorge Barrera/Enviados especiales).

La generación de oro terminó por perder el brillo

El futuro de los campeones no fue el esperado

La Sub-17 se bañó en oro en el Estadio Azteca

Han pasado ya nueve años del segundo título mundial de México

Orozco se visualiza en Qatar 2022

El portero aseguró que idea de juego de Pablo Guede y 'Tata' Martino es muy similar

Bora ve posible el sexto partido en el Mundial

Aseguró que México debe pensar más allá del quinto encuentro

NOTICIAS
<