En segunda ronda de Wimbledon se quedó el sueño de Santiago González

Mexico, 2015-07-03 13:24:14 | Redacción ESTO

Foto: Cortesía

Notimex

El tenista mexicano Santiago González cayó en segunda ronda del torneo de dobles en Wimbledon, en duelo de más de tres horas y media de duración en el cual él y su compañero estuvieron cerca de sorprender a la segunda pareja de la siembra.

Situados en la Cancha 16 del All England Club, el veracruzano y el polaco Mariusz Fyrstenberg salieron ávidos de revancha en contra del binomio formado por el croata Ivan Dodig y el brasileño Marcelo Melo, sus verdugos en la final del Abierto Mexicano de Tenis, disputado en febrero pasado.

Pero el sueño de venganza terminó por sepultarse tras cinco cerrados capítulos de 7-6 (7/2), 6-7 (4/7), 2-6, 7-6 (7/5) y 6-4, por lo que el cordobés, 52 en el ranking mundial de la modalidad, arribó a 11 eventos de Gran Slam sin poder pasar del segundo filtro.

Las primeras dos mangas se decidieron por la vía del desempate, pero luego de emparejar los cartones, la dupla mexico-polaca se creció tanto en el servicio como en la devolución para exhibir a quienes, en papel, partían como amplios favoritos.

González Torre y su pareja apenas cedieron tres de los 19 puntos puestos en juego con ambos saques, al tiempo que construyeron dos oportunidades de rompimientos y supieron consumar ambos.

Fue entonces que los segundos preclasificados se vieron contra la pared y aceleraron para invertir el guión; pero pese a su dominio, fue necesario un nuevo “tie break”, en el cual se hizo justicia y dejó todo a dos sets por bando.

Ya en el episodio decisivo, Dodig y Melo lograron un quiebre muy oportuno en los primeros “games”, se aferraron a éste y luego, se salieron con la suya para salvar una bola de rotura que hubiera nivelado y alargado las acciones.

Pese al amargo sabor de boca, “Santy” deberá reponerse rápido pues este viernes también está programado en el tercer turno de este mismo escenario para disputar su primer compromiso en mixtos, en alianza con la estadunidense Abigail Spears.