Fiesta total en las calles alemanas tras la cuarta Copa

Berlín, 13 jul (EFE).- Alemania contuvo hoy el aliento hasta el infinito, en una prórroga eterna, hasta poder lanzar el grito de “Weltmeister!!!” -“Campeón del Mundo”, con Mario Götze como héroe y autor del único gol contra Argentina en la final del Maracaná.

La “Milla del Aficionado” de Berlín, epicentro del “sufrimiento” nacional con sus 1,2 kilómetros de largo, no se atrevió a cantar el final liberador del partido hasta que vio a Joachim Löw saltando al campo con el resto de los internacionales banquillo.

Los 300.000 aficionados del recinto aguardaron con disciplina germana el largo minuto final, con Lionel Messi lanzando el último disparo.

Parecían obedecer el “aún no, aún no…” de advertencia del comentarista de la televisión alemana ARD, que parecía no creerse que no fuera a entrar el tiro del astro argentino.

A partir de ahí se soltaron las riendas y el cielo berlinés empezó a arder como suele ocurrir en la capital alemana: al ritmo de la pirotecnia casera, multiplicada por toda la ciudad.

Las diez pantallas gigantes de la “Milla del Aficionado”, un sucedáneo del Maracaná con dominio absoluto germano, alternaban las imágenes de los héroes de la selección con la de la canciller Angela Merkel, en Brasil junto al presidente del país, Joachim Gauck.

“Angie, Angie”, saludaban desde Berlín decenas de miles de voces a la canciller, en el tercer Mundial al que asiste desde que llegó al poder -tras el de Alemania de 2006 y el de Sudáfrica, en 2010-. El rostro de la jefa del Gobierno era tan radiante como sombrío el de la anfitriona Dilma Rousseff, al parecer no muy contenta con el 1-0 para los de Löw.

“Toda Alemania es campeona del mundo”, proclamaba a continuación ante los micrófonos de la ARD el Manuel Neuer, al parecer consciente de lo que ocurría en esos momentos en casa, aunque muchos ya no lo podían escuchar entre los gritos y petardos.

Hubo aplausos también, pasado el sufrimiento, para Messi, en el momento ir a recoger cariacontecido su Balón de Oro.

La “Milla”, con capacidad oficial para 200.000 personas, estallaba por las costuras desde media tarde desde este domingo 13 de julio y especialmente en el minuto 113, el del gol.

Dos horas antes de iniciarse el partido contra el combinado de Alejandro Sabella se cerraron los seis accesos al recinto, con más de 300.000 personas en su interior, a la espera de poder cantar ese título mundial, el cuarto de la historia para Alemania.

Los fuertes aguaceros caídos sobre el mediodía y, luego, de nuevo en la tarde y hasta casi el inicio del partido no habían intimidado a la multitud concentrada en ese lugar, el mayor espacio público de Alemania para las transmisiones de los partidos desde Brasil.

Se trata del mismo recinto utilizado para el Mundial 2006, en el tramo de la Avenida 17 de Junio de la capital alemana que va de la emblemática Puerta de Brandeburgo y la Columna de la Victoria.

A lo largo de su recorrido se habían vendido todo tipo de tenderetes de camisetas, banderas, gorros, corbatas y demás amuletos con los colores alemanes, más algunos -pocos- de la albiceleste.

La Milla era una entre las miles de posibilidades de seguir la final en Berlín, desde otra pantalla gigante junto a la vecina estación de ferrocarril central a terrazas cerveceras, restaurantes y otros locales o los televisores domésticos que simples ciudadanos sacan a la calle para ver el partido con sus vecinos. 

VIDEO: Carlos Vela anota doblete con Los Ángeles FC

El mexicano acumula 13 goles en su primera temporada en la MLS; también puso un par de asistencias

Soy más grande que toda la MLS: Zlatan

Ibrahimivoc volvió a soltar una de sus frases bomba cuando se le preguntó por ser el MVP de la liga

Standard y Ochoa regresan al camino del triunfo

Derrotaron 1-3 al Oostende en la novena fecha de la Liga de Bélgica.

Omar Govea regresa a la actividad con el Royal Antwerp

El jugador mexicano fue titular en la derrota de su equipo en la Copa de Bélgica ante el Mechelen

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS