Paola Espinosa y Rommel Pacheco, como en sus mejores tiempos

Mexico, 2015-07-15 10:39:48 | Redacción ESTO

POR HÉCTOR REYES

LA selección de clavados regresó de sus andanzas en Toronto, sede de de los Juegos Continentales, donde fueron a recargar la historia y con un brillo muy especial Paola Espinosa y Rommel Pacheco, como en sus mejores tiempos luego de conquistar el primer lugar por equipos durante los Juegos Panamericanos.
Los veteranos competidores en la recta final de su carrera tienen un nuevo horizonte bajo la escuela de la entrenadora china Ma Jin, quien llegó a la ciudad de México en silla de ruedas luego de sufrir una caída.
Es una ocasión especial para Paola, ganadora de 13 medallas en el historial de los Juegos Panamericanos, una marca que superó por mucho la establecida por el inmortal Joaquín Capilla. La clavadista revalido su reinado continental y sumó ocho preseas de oro, además de conseguir el pase a los Juegos Olímpicos de Río 2016 en la plataforma.
También obtuvieron la plaza olímpica Rommel Pacheco (trampolín tres metros) e Iván García (plataforma), procedente de la escuela creada en Jalisco por Iván Bautista.
“En realidad perece que no hubiera pasado el tiempo, me siento como antes, bien físicamente y mentalmente mucho mejor para competir, qué bueno que se dio este resultado”, destacó la reina de los clavados de México lista para viajar el próximo domingo al Campeonato del Mundo de Natación de Kazán, Rusia, del 24 de julio al 9 de agosto.
Rommel Pacheco, orgulloso de sus cuartos Juegos Panamericanos y un cierre de dos preseas de oro, individual y sincronizados de tres metros junto a Jair Ocampo. Habló de un trabajo de miles de clavados para obtener uno de los mejores resultados de su larga carrera.
“Estoy muy contento por obtener un lugar en Río, en lo que es individual de tres metros, faltan clavados sincronizados, que también es una prueba importante y que he tenido buenos resultados, así que ya un poquito más cerca de este sueño por el que lucho y entreno día con día. Por lo pronto contento y orgulloso de portar el uniforme, porque en México sí se puede”. Rommel no calificó para los Juegos de Londres, el peor descalabro que recuerde.
Su compañero de equipo, Jair Ocampo, es otra historia que comenzó a los cinco años, no creían en su potencial por su altura y gracias a la disciplina e integración con su pareja de equipo -comprende un trabajo exhaustivo de psicología y superación personal y una dieta vegetariana -, obtuvo un bronce sobre la tabla y el oro con la mejor marca de su vida en sincronizados.
“Contento por el resultado que obtuve en mis primeros Juegos Panamericanos por el trabajo que he hecho durante todo este año; desde que obtuve la medalla del Mundial todo se me fue abriendo, no del todo satisfecho en la prueba individual, porque sé que lo puedo hacer mejor y esto nos motiva para seguir en la mira de los Juegos Olímpicos de Río”.
El subcampeón olímpico Iván García, informó que ya está listo Germán Sánchez para actuar en el Mundial de Kazán. De manera personal logró el bicampeonato en Toronto, en la plataforma, su especialidad, con una marca arriba de los 500 puntos. También regresaron con mayor experiencia y medallas Lolita Hernández y Alejandra Orozco, no conforme con su actuación, pero consciente que tendrá una nueva oportunidad.