Panamá derrota en penales a Trinidad y Tobago y avanza a Semifinales

Mexico, 2015-07-19 19:23:04 | Redacción ESTO

POR LUIS GARCÍA OLIVO
ENVIADOS ESPECIALES

NUEVA JERSEY.- Entre el error y la fortuna es como Panamá fue el nuevo semifinalista de la Copa Oro. El desenlace llegó a tintes irrisorios, pues trinitarios y canaleros la hicieron de emoción al no finalizar la serie en el tiempo regular (1-1), extras y penaltis.
Tuvo que llegar la muerte súbita para que los panameños se salieran con la suya (6-5) debido a la poca definición de los trinitarios desde los once pasos, que se conjuntó con la eficaz figura de Jaime Penedo al atajar el penalti decisivo a Lester Peltier. Sin embargo, fue de no creerse lo que pasó en la tanda de penaltis, pues pareció que ambos se pusieron de acuerdo en fallar o anotar hasta que llegó el error del cobrador y la astucia del guardameta.
Ambos pudieron haber finalizado la serie en el tiempo regular, pero les gustó sufrir. Panamá ligeramente fue mejor y tuvo para matar en varias ocasiones por conducto de Blas Pérez. En cambio, los isleños no fueron nada de aquel rival que enfrentó a México y hoy les tocó cargar con la tristeza de la eliminación al ver la alegría del centroamericano calificado
EL JUEGO
Cual balde de agua fría proveniente del canal de Panamá, fue como los centroamericanos sorprendieron a los trinitarios en un primer tiempo que los mermó por el intenso calor.
En la cancha, los isleños fueron los que jugaron el mejor rol, al igual que contra México se hicieron de la pelota y fabricaron su peligro con centros venenosos que no conectó Kenwyne Jones en par de ocasiones. Una al minuto doce y la más clara al 45 en donde remató desviado.
Pese a este peligro, en una llegada por sector derecho, ahora fue Cato quien se quedó a nada de perforar, pero no alcanzó a cerrar la diagonal. Los trinitarios tuvieron a los panameños en sus manos, pero éstos encontraron cinco minutos de inspiración, momento en que Luis Tejada aprovechó un error defensivo de Bateau, Blas Pérez tapó el intento y en el rebote el mismo Tejada mandó a guardar. Única llegada de los canaleros que canjearon por el gol.
Iniciado el complemento, Trinidad no dejaría pasar más oportunidades y cual rápido se le presentó la primera, que ahora sí terminó en las redes. El mismo Kewyne Jones no fallaría y anotaría en un largo pase de casi 30 metros con un certero cabezazo, jugada en la que también exhibieron la carencia defensiva del rival.
Nivelados y en busca del pase a las semifinales, lo mejor llegó al lienzo verde en el que disminuyó el calor y la humedad. Apurado, el “Bolillo” arengó a los suyos, adelantó líneas y comenzó a hacer la labor de holgar. Blas Pérez fue el más animado y probó su larga distancia que el portero Phillip mandó a corner. Enseguida recibió un pase dentro del área y en la media vuelta, Abu Bakr le impidió el gol con fuerte barrida.
Los Trinitarios no se quedaron con las manos cruzadas, atemorizaron en la recta final y pelearon cualquier pelota dividida. El tiempo fue enemigo de ambos, pero ligeramente la balanza se inclinó del lado panameño que fue incapaz de meter otra clara, para así impedir los tiempos extra, pero Blas Pérez, sin marca alguna, cruzó demasiado y mandó a volar lo que hubiera sido el gol de la victoria. No fue así y llegaron los primeros extras de los cuartos de final de la Copa.
Con franca molestia en las gradas pues los aficionados ya querían ver al Tricolor, los seguidores se dedicaron a calentar sus porras, en vez de observar lo que aconteció en la cancha, pues todo siguió igual, los dos se dedicaron a fallar, por lo que todo se resolvió desde los once pasos de la muerte súbita. Ya ahí, el error y la astucia correspondieron a Peltier y Penedo, respectivamente, pues antes un concierto de errores y aciertos orillaron al dramatismo, incredulidad y al contexto risible, pero al fin Panamá se metió dentro de los cuatro mejores del torneo.