Tras un largo viaje, el Tricolor ya está en Filadelfia

Mexico, 2015-07-24 23:03:13 | Luis García Olivo / Enviado

POR LUIS GARCÍA OLIVO
FOTOS: JORGE BARRERA
ENVIADOS ESPECIALES

FILADELFIA.- A poco tiempo de la final de la Copa Oro, México aún sigue sin trabajar en lo futbolístico, pues se recupera de golpes, viajes y de los últimos 240 minutos disputados frente a Costa Rica y Panamá.
Sin embargo, el equipo mexicano ya pudo estirar las piernas en esta ciudad y en las instalaciones de las Águilas de Filadelfia, entrenamiento que duró aproximadamente dos horas y que nuevamente se realizó a puerta cerrada y bajo un intenso sol.

El grupo de Miguel Herrera aún no labora en el aspecto futbolístico y será hasta hoy cuando lo haga, pues Jamaica se avecina en la contienda por el título de la Copa Oro. El equipo sigue cansado por los 240 minutos en las series de cuartos y semifinales contra Costa Rica y Panamá, respectivamente, en donde la exigencia estuvo a “full”, más allá de cómo se presentaron los desenlaces de cada episodio.

Los titulares en esos duelos están completamente agotados y golpeados, por lo que únicamente se dedicaron a relajar el cuerpo con leves ejercicios y trotes. Mientras que los que no han visto tanta actividad fueron más exigidos por el cuerpo técnico.

Ya por la tarde, el grupo continuó con su descanso en el hotel de concentración y se dedicaron a destensar el panorama con algunos videos del próximo rival, pues la finalidad es estudiarlo a detalle, pues será hoy el único entrenamiento que sostengan previo al enfrentamiento.

MORENO
Héctor Moreno sigue con los trabajos por separado en busca de recuperarse de su operación en el quinto metatarsiano del pie derecho, bajo las instrucciones de Carlos Pecanha y Giber Becerra.

LLEGADA
A su arribo al hotel de concentración en el corazón de Filadelfia, pocos seguidores los recibieron en busca del autógrafo y la fotografía, por lo que Miguel Herrera, Miguel Layún, Andrés Guardado y los hermanos Dos Santos fueron los más aclamados por un par de señoritas y unos pequeñines, que hasta bromearon con González Iñárritu al expresarle que era el jefe.