Sea cual sea el resultado, el "Piojo" no piensa renunciar

Mexico, 2015-07-25 16:32:28 | Luis García Olivo / Enviado

Foto: Jorge Barrera

FILADELFIA.- Con el objetivo de haber llegado a la final, Miguel Herrera se da por servido, pero no satisfecho, pues su principal deseo es levantar la Copa Oro, misma que “calmaría las aguas” de un verano que le será imborrable.

Aunque en caso de no conquistar el medio boleto a la Copa Confederaciones, el “Piojo” descartó dejar el banquillo Tricolor, pues se basa en los resultados positivos que ha conseguido, más allá del fracaso en Copa América y de la final en el torneo de la Concacaf en donde arribó con polémicos arbitrajes y un futbol poco vistoso.

“No (pienso en renunciar), yo me baso en el resultado y el entorno en con base a resultados, eso les guste a unos o no, ha sido bueno, venimos con la obligación de ganarlo y estamos en la final, estamos en el lugar donde podemos decir lo ganamos o se nos va de la manos, ya después mis jefes tendrán su evaluación”, explicó a horas de encarar la final contra Jamaica.

Consciente de lo que representó la cita en Chile y hoy la Copa Oro, reconoció que le ha sido bastante difícil, pues tuvo que armar dos conjuntos para hacerle frente a los torneos, uno el obligado a ganar.

“Vine desilusionado de Chile porque no conseguimos el objetivo de estar entre los cuatro primeros, frustrado, pero tenía que sacar el chip y ponerme el otro, para tratar de estar donde estamos, ya veremos el domingo qué sucede”.

Centrado y sin opinar de más para evitar algunas malinterpretaciones, Herrera confirmó que no está cansado o harto por dirigir a la Selección en dos torneos que demandaron mucho desgaste, pues recordó que “cuando todo está bien, todo es color rosa, cuando hay cosas malas pues ya no eres tan bueno, no eres tan malo cuando pierdes ni tan bueno cuando ganas”, expuso.

Sin embargo, también le buscó su lado bueno al hecho de jugar su primera final como entrenador del combinado mexicano, en donde el nervio y ansiedad le corroen al igual que en el pasado Mundial. “Las cosas no son de merecimientos, hay que hacerlo, sabemos que el equipo de enfrente no está fácil es un equipo difícil han elevado su nivel, pero si tomamos la pelota y la manejamos como todos los partidos, sin duda creo que podemos conseguir el objetivo y estaremos contentos porque al final de cuentas cumplimos con el objetivos y la primera con Selección”, reafirmó.

Hoy en su espalda, “traemos como herencia el ganar este torneo para poder jugar la Confederaciones”, pero esta Copa Oro, “se ha hecho muy difícil”. (Luis García Olivo/ Foto: Jorge Barrera)