En su infancia, Santa Cruz lloraba para no ir al gimnasio

Mexico, 2015-07-29 09:53:41 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

REZA la vieja frase “todos tenemos algo que contar”, y en el caso de Leo Santa Cruz, peleador nacido en Los Ángeles de padres michoacanos, confesó que en una parte de su infancia hubiese preferido quedarse en la escuela a jugar con otros niños, y que llegó a llorar para no ir a la sala de entrenamiento.
Santa Cruz, actual campeón mundial supergallo del WBC, peleará en peso pluma contra el ex monarca del WBC de esa división, Ábner Mares, el próximo 29 de agosto en el Staples Center de la urbe angelina.
Dicha contienda ha levantado un enorme interés y el ganador obtendrá una edición especial del cinto de diamantes del Consejo Mundial se Boxeo.
Hijo del ex peleador José Santa Cruz, quien reconoció que el entrevistado vio la primera luz cuando ya su familia estaba instalada en suelo de California, Leo platicó la forma en que se metió por primera vez a una sala de entrenamiento.
“Mi papá me llevó con mis tres hermanos mayores al gimnasio, yo iba a jugar. Un día él me dijo si quería subir a sparrear con otro niño, de ahí me dijeron que lo había hecho bastante bien. Yo tenía siete u ocho años”.
Fue entonces cuando señaló: “Yo quería quedarme en la escuela con los niños. Salía, me iba a mi casa, llegaba y me tenía que dirigir al gimnasio, hasta lloraba que no quería ir. Mi papá me dijo ‘si quieres ser campeón tienes que ir’, y ahora sé que valió la pena. Me gustó el boxeo, también me gustaba el futbol. Me dijo mi papá que podía escoger uno de los dos”.
Una de las razones, fue que sus padres deseaban inculcarle una vida sana a él y a sus hermanos. Por ello, Leo envió un mensaje a los jóvenes para no caer en las drogas.
“Que se metan mejor a los deportes, que si tienen un sueño de ser campeón de box o futbolista o basquetbolista, sea lo que que sea, que practiquen un deporte que los mantenga fuera de las pandillas. Por eso nos metió mi papá, para que no anduviéramos en pandillas, en malos pasos, y aquí estamos echándole ganas, gracias a Dios”.

JC Y DE LA HOYA
Santa Cruz tiene a JC Chávez y Óscar de la Hoya como los peleadores que lo inspiran.
“Chávez fue mi favorito cuando yo iba empezando, cuando iba creciendo, mi papá me enseñaba peleas de él; su estilo de ir al frente y su gancho al hígado, es lo que trato de hacer. De la Hoya es de aquí de Los Ángeles, y ganó la medalla de oro (en Juegos Olímpicos)”.
Al preguntarle si cree que podría darse una trilogía contra Mares, como ha habido otras entre mexicanos, asentó:
“Puede haber posibilidades, pero nosotros vamos a hacer que ojalá que no; si le ganamos esta pelea y hay revancha, le ganamos la siguiente, para que no haya trilogía; pero si se da, me parece bastante bien”.
Leo comentó que siempre quiso ganar una faja del WBC.
“Cuando yo era chico dije, ese (cinturón) quiero ganar. No sé porqué capturó mi atención y me dije que sí puedo, es el primero que voy a tratar de ganar. Ya lo hice. Y ahora que me dijeron que voy por el de diamante, para mí es un honor pelear por ese cinto, me da más motivación de echarle mas ganas y ganar la pelea más importante, porque ese cinto lo quiero”.
La charla con Erika Garza y filmada por Pepe Sulaimán de la que extrajimos las declaraciones de Leo, se llevó a cabo en el gimnasio angelino donde Santa Cruz se prepara. En el video se le ve seguir las instrucciones de su papá, José.
-¿El 29 de agosto, qué pueden esperar los fans del boxeo?
“Una guerra -expresó Leo, con mayor firmeza en su voz-; voy bien motivado, con muchas ganas, ya que es la pelea más importante de mi vida y voy en la estelar; no tengo que desaprovechar esa oportunidad, tengo que enseñar a los fans que estoy para esos niveles y para estar allá arriba”. (Foto: Naoki Fukuda/wbcboxing.com)