Sofía Arellano, ojitos tapatíos

POR GRACIÁN DE HERRERA

UNA de las modelos mexicanas que hacen carrera fuera de nuestro país es la tapatía Sofía Arellano. Sus ojos hacen honor a su origen, una combinación del azul del cielo y el verde de los jardines de las casas antiguas de Guadalajara, el recuerdo del romanticismo de hace dos siglos a través de su descendencia.
Ella comenzó a modelar a temprana edad y buscó nuevos horizontes. Cambió de residencia a Los Ángeles, California, la plataforma de su vida profesional hasta ahora.

“Es una de las modelos mexicanas con más trabajo en el extranjero e imagen de miles de marcas americanas, desde Hollister Co. hasta Revlon. Además, tiene contrato con dos de las mejores agencias de Los Ángeles: Visión Los Ángeles y La Models Runway”, informó el blog “Wild & Alive.
Sofía tiene uno de los rostros más bellos dentro del competido mundo del modelaje, con una altura de 1.77 metros, cuerpo esbelto y pies de ángel, la forma que solían pintar los renacentistas por encargo de sus mecenas.
Le gustan los deportes extremos como volar en parapente, jugar voleibol de playa y es aficionada de los Lakers de Los Ángeles. Pudo haber sido una excelente especialista en nado sincronizado por la extensión de sus piernas.
También le gustan los paseos marinos en compañía de sus amigas, tomar de vez en cuando un Martini y disfrutar de la vida.
Una sonrisa para ella lo es todo, le encanta ese gesto porque habla de una vida sin complejos ni problemas que pudieran afectar su entorno. Así le gusta despertar, frente al espejo, llena de felicidad, una flor que enciende pasiones.

La brasileña Thalita, lista para el Moto Fashion

Gisela Pineda, modelo de mujer

Theresa Goddard, una niña buena

La venezolana Aimé, "Miss perfección"

NOTICIAS