Vianney Trejo, símbolo de esfuerzo y entrega

POR MIGUEL ÁNGEL GARCÍA

LA grandeza se mide de la cabeza al cielo.
Regresó la nadadora Vianney Trejo tras comparecer en los Juegos Parapanamericanos Toronto 2015. Y a pesar de traer las manos llenas de medallas, dijo algo muy cierto: “El color de la medalla es lo de menos, lo importante es que se haya dado lo mejor de uno”.
Ella hizo las dos cosas, dio lo mejor y se trajo metales de todos colores.
Fueron sus segundos Juegos Parapanamericanos; en Guadalajara fue la máxima medallista, obtuvo cuatro de oro y dos de plata, además de dos marcas continentales. También cuenta con tres mundiales, en el último, obtuvo presea de bronce, y en los dos anteriores plata y bronces respectivamente.
“En Toronto nadé seis pruebas y conquiste cuatro preseas; oro en el 100m dorso con marca panamericana; plata en 400m libres. Dos bronces: uno en 200m combinado y 50m libre. El mejor tiempo fue 1:34:98 ”, dijo en su visita a ESTO.
“México queda en un puesto muy alto en la natación, se consiguió un poco más de lo que se esperaba y gracias a Dios nuestro equipo fue el máximo medallista; de las 39 medallas que obtuvo la delegación mexicana de natación, 24 son nuestras, del equipo acuático. Estoy muy orgullosa por esa parte y por mis demás compañeros”, añadió.
“Se puede hablar de que México es una potencia a nivel mundial, aún nos falta un poco, pero vamos en proceso. Pero a nivel América sin duda lo somos”, abundó.
-¿Cuál es el motor que les impulsa?
“Cada quien tiene su propio motor, cada quien es diferente. El mío es mi familia y el querer salir adelante en la vida por sobre todas las cosas”.
-¿Se observa fácil o complicado mantener este nivel y patentarlo en Brasil?
“Fíjate que dos semanas antes de los Parapanamericanos tuvimos nuestro mundial y trajimos muy buenos resultados. Esto es un parámetro que nos indica el buen proceso como equipo y país”.
Desde los ocho años Vianney se dedica a la natación, principalmente por que el agua siempre le ha gustado mucho y en segunda por terapia física.
“Como tengo asma los doctores les recomendaron a mis papás que la natación iba a mantener mis fosas nasales húmedas y eso facilitaría mi respiración para fortalecer mis pulmones”, indicó.
-¿Te imaginaste que nadarías para representar a México?
“Nunca. Comencé a soñar con esto cuando vi a mi hermano competir y me dije: ¿Por qué yo no? Y desde entonces comencé a buscar los medios para poder llegar, sin ningún recurso más que el de mi familia. Luego de haber ganado algunas competencias los entrenadores profesionales voltearon a mí y fue como llegue al equipo nacional”.
-¿Cómo te visualizas en 10 años?
“Con una carrera deportiva y académica; quiero estudiar psicología o ciencias forenses. Y es muy pronto para verme con familia, por ahora sólo me veo con mis carreras hechas”, concluyó.

Paty Guerra tiene de aliado al mar

Patricia Guerra quiere ayudar a niños de tres y cuatro años con problemas cardiovasculares

Natalia Botello, campeona del Campeonato Nacional de Esgrima

La subcampeona olímpica juvenil ya tiene en la mira los Panamericanos en Lima

Bronce para México en el Mundial de Gimnasia de Trampolín

Dafne Navarro Loza y Melissa Flores Garza hicieron historia en San Petesburgo

Alegna González e Ignacio Zamudio no se ponen límites

Son una dupla temible que silenciosamente se han colocado en los mejores peldaños internacionales.

LO ÚLTIMO
LO MÁS VISTO
Newslwtter
NOTICIAS