“Cobrita” González recuperó su cinto clásico del Consejo Mundial de Boxeo

Mexico, 2015-09-02 09:13:28 | Redacción ESTO

POR JOSÉ LUIS CAMARILLO

PARECE que fue ayer cuando el jalisciense Alejandro “Cobrita” González logró el sueño máximo de todo peleador, al derrotar al hasta entonces invicto y en consecuencia favorito Kevin Kelly para arrebatarle el cinto universal de peso pluma del WBC. Ello ocurrió en San Antonio, Texas, el 7 de enero de 1995 en el Freeman Coliseum de San Antonio, Texas.
Quien esto escribe, estuvo ahí y envió la crónica respectiva para el Diario de los Deportistas.
Fue aquella una guerra del ring en la que el mexicano se mostró desde el arranque como un peleador explosivo que no dio punto de reposo al moreno estadounidense, cuya esquina no lo dejó seguir después de 10 episodios.
“La Cobrita” se presentó en el Martes de Café del Consejo Mundial de Boxeo, donde Mauricio Sulaimán Saldívar, en su calidad de presidente, le colocó una nueva faja verde y oro del mismo estilo clásico de los años 90. “Este cinto con cadenitas es de los pocos que quedan de esa época y se lo damos con mucho orgullo”, resaltó el joven dirigente.
“Esa noche se ganó el respeto del mundo, fue la pelea del año”, enfatizó Mauricio, quien puso de relieve que en la etapa final de su trayectoria, Alejandro derrotó a gente como Steve Forbes y Orlando “Siri” Salido, a la postre campeones del mundo.
El titular del Consejo señaló que González “ha sido una persona ejemplar desde entonces, y su hijo (del mismo nombre) es uno de los grandes prospectos de la actualidad”.
Se explica que González, con su cabeza afeitada, muestre un carácter jovial, ya que debutó como profesional cuando apenas tenía 14 años de edad, el 28 de abril de 1988 en su natal Guadalajara, donde venció por puntos en cuatro rounds a Rogelio Fajardo.
La razón de la entrega del nueva fajín es que, según explicó el ex púgil tapatío, “se me humedeció en una vitrina y después se metieron a mi casa; me dejaron sin mi cinto de campeón. Les doy las gracias a Mauricio Sulaimán y a Juan Carlos Pelayo (titular de la Comisión de Box de Tijuana) por hacer esto posible”.

BOXEO, EN VEZ DE FUTBOL
Al referirse a “La Cobrita II”, el ex soberano de los plumas externó: “A mi hijo le veo mucha calidad. Yo no quería (que fuera boxeador); sé lo duro y lo sacrificado que es, por muchas cosas y por el peso. A él le gustó y mientras yo entrenaba en Los Ángeles, él se preparaba a escondidas. Yo quería que fuera fubolista. Me da muchos nervios cuando pelea; yo lo entreno, es muy disciplinado con su trabajo. No creo que salga vago, como su papá. Es muy dedicado y no tiene problemas de peso, como yo, por la indisciplina de comer y todo eso. Pronto espero verlo con el cinto verde. Tiene 22 ganadas, dos perdidas y dos empates. Ganó el campeonato juvenil del Consejo Mundial de Boxeo contra otro invicto, Hanzel Martínez”.
Luego de comentar que su Júnior perdió por puntos al disputar el cetro supergallo de la FIB contra el británico Carl “Chacal” Frampton el 18 de julio pasado en El Paso, Texas, Alejandro papá aclaró que “no es supergallo, es gallo natural; más que nada íbamos por la oportunidad”.
Asimismo, “La Cobrita” original aseveró que otro boxeador que hay en su familia, el “Chimpa” González, “es mi medio hermano; yo lo entrenaba, pero me regresé a Guadalajara para trabajar con Canelo Promotions”.