NO FUE SUFICIENTE

 

Muy buenos años tuvo Sergio Omar Gastélum con los Yaquis de Obregón, donde se convirtieron en una novena ganadora, donde por desgracia lo único que les faltó es obtener un campeonato. 

Esta última campaña fue la más floja, donde en la primera parte concluyeron en el cuarto puesto con registro de 18-14 empatado con los Charros en el tercer peldaño, pero cedieron ese lugar por dominio de los tapatíos en duelo entre ellos. 

En la segunda mitad, cayeron hasta el sexto sitio con marca de 18-18, concluyeron igual que los semifinalistas Algodoneros de Guasave, que se fueron al séptimo peldaño por el criterio de desempate que favoreció a los Yaquis.

Ya en los playoffs fueron eliminados en la primera ronda en cinco encuentros por la novena de Guasave.

El famoso Güero Gastélum, se hizo cargo de los Yaquis en la temporada 2018-19 en sustitución de Óscar Robles, actual timonel de Guasave. Su marca fue de 37-29 y llegaron a la final, donde fueron superados por los Charros de Jalisco. En dos ocasiones ganó el reconocimiento de Manager del Año.

En la campaña del 2019-20, concluyó con 44 victorias en 68 partidos, que es una nueva marca para un equipo de la Liga Mexicana del Pacífico en este número de encuentros.

La labor de Gastélum fue reconocida en el circuito veraniego, donde se hizo cargo de los Guerreros de Oaxaca y los llevó a una Serie Final, en 2018, donde en el segundo campeonato del año de la LMB, perdió ante los Sultanes de Monterrey en seis encuentros.

En 2020 la pandemia suspendió la campaña de verano y no pudo debutar al frente de los Diablos Rojos del México, quienes lo dejaron libre para el 2021. Sultanes lo llamó para tomar el lugar que dejo Homar Rojas, pero no pudo evitar que los regiomontanos no calificaran a los playoffs. Durante el receso invernal, la directiva de Monterrey informó que Sergio Omar no continuaría porque el panameño Roberto Kelly volvería al frente de los Sultanes.

Gastélum hizo muy buen trabajo en su paso con la novena oaxaqueña, por ello los hermanos mayores de los Guerreros se lo trajeron a los Diablos, pero a pesar de que fue presentado en el propio estadio Alfredo Harp Helú, nunca dirigió un partido con la novena escarlata, donde jugó sus últimos años como pelotero. Sus mejores campañas las vivió con los Tigres y no sería nada raro que se hiciera cargo de los felinos para la temporada 2022.

COLUMNAS ANTERIORES