Ajo y Agua

Ajo y Agua

INICIA LA CUENTA REGRESIVA 

Arranca 2018 con muchas expectativas interesantes a nivel general, pero sin duda lo más importante en materia deportiva es la Copa del Mundo que habrá de celebrarse en Rusia.

Así que estamos ya en plena cuenta regresiva. Poco a poco se empezará a hablar cada vez con mayor frecuencia de Rusia. Mucha gente, por ejemplo, aprovechará el Mundial para conocer este poderoso y grandioso país que, por fortuna, tuve la oportunidad de visitar una vez más, pero ahora junto con mi esposa, para asistir al sorteo del certamen, y pudimos percatarnos que la ilusión y la pasión van creciendo, y esto se irá intensificando conforme se acerque el inicio del torneo.

Por supuesto que se aprovechará la celebración del evento para ofrecer al mundo una muy buena imagen de lo que hoy es Rusia, un país que ha cambiado prácticamente en casi todo. El presidente actual, Vladimir Putin, ha encajado muy bien en la mentalidad e ilusión de la mayoría de los rusos, quienes desean que se continúe por esta línea y eso se percibe en el ambiente social.

Si nos centramos en la parte deportiva, los mexicanos estamos como siempre, porque  algo que no se puede perder es la ilusión, pensando en que es posible lograr algo histórico en la Copa del Mundo, quizá registrar la mejor actuación de la Selección de México en el magno certamen.

La esperanza es lo último que se pierde, así que arrancando este año el cuerpo técnico y, sobre todo, los jugadores, deben empezar a mentalizarse y prepararse en equipo de una manera especial y con un compromiso total. Si bien el equipo ha conseguido resultados favorecedores que incluso le valieron ganarse un lugar distinguido en este Mundial, los mexicanos debemos ambicionar un título de Copa del Mundo lo más pronto posible,  y eso solamente se puede lograr si se planifica bien un proyecto de 12 años, como yo se los había propuesto y explicado en su momento a los dueños de equipos y a los dirigentes de la Federación Mexicana de Futbol, para lograr resultados verdaderamente importantes. Les dije que se podría crecer y tener grandes logros con un proyecto de ese tipo, pero no me lo creyeron.  Justo conmigo en la dirección técnica se hubiera cerrado un ciclo de 12 años en este Mundial de Rusia 2018.

El cuerpo técnico que está actualmente no sé si siga al frente para concluir un periodo similar de 12 años , porque para ello hace falta respaldo y algo fundamental que nunca debería faltar, la credibilidad, cosa que conmigo no tuvieron. Ahora con este cuerpo técnico que encabeza Juan Carlos Osorio será prioritario que haya resultados, ya que todo dependerá en gran medida de la imagen que se brinde en el Mundial.

El inicio en el torneo es el peor que nos podía tocar, porque precisamente nos vamos a enfrentar al  equipo más poderoso que hay actualmente en el orden futbolístico, nada menos que el actual campeón del mundo, y mucho va a depender del resultado de este primer partido para saber qué tan grandes pueden ser nuestras aspiraciones y hasta dónde se podrá llegar.

Si se le gana a Alemania sería algo histórico y al mismo tiempo motivante, y hasta se podría calificar con seguridad entre el primero y el segundo lugar del grupo; si se empata, sería un resultado bueno, porque la aspiración de clasificar ya sea en primero o en segundo sería aceptable, ya que significaría un fortalecimiento de confianza y credibilidad ante los siguientes rivales. Pero si se pierde, entonces va a depender de qué forma se dé el resultado, porque si se es derrotado por poca diferencia, estoy hablando de uno, dos y hasta tres goles, se puede pensar en avanzar quizá en un segundo lugar, pero si se cae por un resultado abultado de cuatro, cinco, seis o hasta siete goles, sería un impacto tan fuerte que difícilmente se lograría la clasificación.

Siempre he dicho que hay que ser ambiciosos, pero también hay que ser realistas y creo que Alemania clasificará en primer lugar y México en segundo, y esto significará, hablando subjetivamente, que nos podríamos enfrentar en la siguiente ronda a Brasil, que es uno de los grandes favoritos para conseguir el objetivo final. El estilo de juego de los sudamericanos se nos ha dado bien muchas veces, ya que les hemos ganado en varias ocasiones en momentos importantes. Por ejemplo, se le ganó la final en el Mundial Juvenil Sub-17, en Perú, con un equipo comandado por Chucho Ramírez, en un logro histórico para el futbol mexicano. Luego se le ganó en el primer partido de la Copa América de Venezuela 2007, siendo yo técnico de la Selección Nacional. Nery Castillo fue la figura de aquel partido. Antes se le venció en la Copa Confederaciones 1999. Y, en otro resultado histórico, se le ganó la final en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Esto nos hace pensar que si la escuadra mexicana sale inspirada, podríamos derrotar a una oncena que está considerada como gran favorita para ganar el preciado trofeo y que está liderado por su gran figura, Neymar.

La Copa del Mundo se acerca, y lo que es claro es la necesidad de prepararse y capacitarse física, técnica, táctica, estratégica y psicológicamente, para superar este trauma que nos ha perseguido. Si no se llega con esa preparación, no nos va a alcanzar ni siquier

COLUMNAS ANTERIORES