Ajo y agua

Ajo y agua

La psicología, a favor de América

El equipo azulcrema, desde el aspecto motivacional, ya va ganando 1-0 al Cruz Azul sin siquiera haber empezado la serie de cuartos de final entre los dos equipos de la capital; la confianza y mentalidad son decisivas, y los traumas y fantasmas juegan a favor de las Águilas

Somos afortunados al presenciar una de las etapas más espectaculares en toda la historia del futbol. De mi época como goleador histórico del Real Madrid, con remates de chilena que maravillaron al mundo entero, actualmente, semana a semana, disfrutamos del emocionante duelo que el portugués Cristiano Ronaldo y el argentino Lionel Messi han protagonizado durante los últimos 10 años.

Hablamos de los dos máximos goleadores de la Champions League, con 126 y 112 tantos, respectivamente. Cada uno acumula cinco Balones de Oro, el trofeo que distingue al mejor jugador del mundo a lo largo de la temporada, y que pude haber ganado en dos o tres ocasiones, de no ser porque en esa época los jugadores del continente americano, que jugábamos en Europa, no calificábamos para el galardón. Entonces, al igual que Diego Armando Maradona, fui discriminado.

Afortunadamente, los tiempos han cambiado, y estos dos gigantes del futbol sostienen, quizá por última vez, su peculiar lucha por la supremacía en el mejor futbol del mundo.

De momento, la balanza se inclina a favor de Messi, quien con el Barcelona apunta a otro triplete, tal como lo consiguió en 2009 y 2015.

Ya tiene conquistado el título de la Liga española, hoy buscará sellar su pase a la final de la Champions League, frente al Liverpool; y posteriormente intentará, el 25 de mayo, conquistar la Copa del Rey de España, ante Valencia.

De momento, y a falta de dos jornadas, frente al Getafe y el Leganés, Messi lleva 34 goles, que lo mantienen camino a conquistar su sexto “Pichichi” en la Liga española; así como también la Bota de Oro europea.

Lo anterior no es poca cosa. Si lo sabré yo, ya que junto a Alfredo Di Stéfano soy el único que ha ganado cuatro ocasiones consecutivas el trofeo al máximo goleador del torneo.

Lo hice en 1985, con 19 goles (Atlético de Madrid); en 1986, con 22 (Real Madrid); en 1987, con 34 (Real Madrid); y en 1988, con 29 (Real Madrid). A ellos hay que agregar el “Pichichi” que conquisté en 1990, con 38 anotaciones (Real Madrid), que me sirvieron para obtener también la Bota de Oro.

Más parejos lucen Cristiano Ronaldo y Lionel Messi en cuanto a sus goles a nivel de clubes. No hace mucho ambos llegaron a la barrera de los 600 tantos.

Messi lo hizo el miércoles pasado, con dos goles frente al Liverpool, en la ida de las semifinales de la Champions League, en 683 partidos en 14 años con el Barcelona.

Cristiano Ronaldo, vigente campeón de Europa con la Selección Portuguesa, lo hizo una semana atrás, en 17 años de carrera como futbolista profesional.

Anotó tres con el Sporting de Lisboa, 450 goles con el Real Madrid, 118 con el Manchester United y 27 con su actual equipo, la Juventus, con la que conquistó la Liga italiana, para convertirse en el primer jugador campeón en tres de las principales Ligas de Europa: Inglaterra, España e Italia.

Emocionante cierre de temporada nos depara el mes de mayo y principios de junio, principalmente, a la espera de conocer al nuevo campeón de la Champions League, que esta semana definirá a sus finalistas, de los duelos Liverpool-Barcelona y Ajax-Tottenham.

 

LA LIGUILLA

La Liguilla está que arde. Los enfrentamientos son muy buenos, prácticamente todos. Cada quien tendrá sus favoritos, pero definitivamente creo que en el León-Tijuana habrá que respetar al líder general de la competencia para que pase a la ronda semifinal.

Ahora bien, en el duelo Tigres contra Pachuca, la regularidad de los felinos en las últimas temporadas influye de una manera muy clara para marcarlo como favorito también, así como al vigente campeón de la Concachampions, el Monterrey, que está motivado y en esta llave sale como claro favorito.

Pero donde va a arder por todos lados es en el Clásico Joven, que se está convirtiendo en adulto y que está causando muchas llagas del lado cruzazulino. Psicológicamente, el América va ganando 1-0 sin siquiera haber empezado, porque la confianza y la mentalización en estos partidos es más que clave, ya que los traumas y los fantasmas seguirán jugando a favor del América.

Las Águilas están para volar muy alto y no veo cómo Cruz Azul las pueda detener; además, de no ganar los celestes, los memes aumentarán un porcentaje muy elevado por otra derrota más ante las Águilas, el acérrimo rival.

¡Que te lo digo yo!

COLUMNAS ANTERIORES
<