Ajo y agua

Ajo y agua

Miguel Herrera tenía mucha razón cuando en su momento manifestó que Diego Lainez todavía no estaba en el mejor momento para emprender su aventura por el futbol de Europa, al considerar que el jugador tenía poco tiempo de haberse ganado un lugar en el cuadro titular del América.

Aun así, y ante las presiones de su padre, el volante decidió irse al Real Betis, por encima de la oferta inicial del Ajax de Holanda, con el que habría adquirido la experiencia y proyección de la que ahora carece en España

Esa mala decisión le ha afectado al grado de que ha tenido poca participación en el club bético, y ahora hasta se habla de su posible regreso al América, situación que, de concretarse, podría considerarse un fracaso, y todo por no haber elegido el camino correcto.

Algo parecido a lo que Raúl Jiménez tuvo que superar en su primera experiencia por Europa, cuando llegó al Benfica, un equipo que suele ser protagonista en la Liga portuguesa, pero que de ahí en fuera hace mucho dejó de dar sorpresas en la Champions League.

Además, la Liga NOS se le complicó al mexicano en cuanto al estilo de juego. Fue entonces que apostó por el futbol español, el mejor del mundo, pero con el Atlético de Madrid, club de gran importancia y tradición, en el que no es fácil ganarse un lugar, como actualmente le pasa a Héctor Herrera, quien dejó al Porto, en el que ya era capitán y referente, para probar suerte con los Colchoneros.

Raúl Jiménez llegó al club madrileño con edad similar a la que yo lo hice (23 años), pero no tuvo oportunidad de mostrar sus virtudes bajo la dirección técnica de Diego Simeone.

Entonces llegó otra oportunidad, que a simple vista distaba mucho de la proyección que parecían tener las del Benfica y del Atlético de Madrid.

Pero el domingo pasado confirmó que finalmente encontró su lugar en el Wolverhampton de la Liga inglesa, al lograr el triunfo frente al Aston Villa, con su gol número 100 a nivel de clubes.

Desde la temporada pasada, cuando llegó al Molineux Stadium, Jiménez no ha dejado de hacer historia con los Wolves, equipo del que ya es el segundo máximo goleador histórico en la Liga inglesa, con 18 anotaciones en 50 partidos.

Después de hacerse presente en el marcador por tercer partido consecutivo, el canterano de las Águilas del América ahora va detrás de la marca establecida por el escocés Steven Fletcher, con 22 tantos en 60 partidos.

Si el año pasado Raúl Jiménez llamó la atención como el máximo anotador del Wolverhampton en una sola temporada de la Premier League, con 13 tantos; en lo que va de este curso ya lleva cinco en 12 partidos disputados.

No por nada es la compra más cara en la historia del club inglés, tras el desembolso de 38 millones de euros que se le pagaron al Benfica, que nunca había recibido tantas ganancias por la venta de un jugador.

La temporada pasada, Jiménez impuso nueva marca de goleadores mexicanos en Inglaterra, con 17 anotaciones entre todas las competencias, superando así las 16 que Javier Hernández consiguió con el Manchester United, hace ya ocho años.

Pero no ha sido un camino fácil para Raúl, quien tuvo que entender, a la mala, la importancia de saber tomar decisiones de cara al futuro, como en otras ocasiones he señalado.

Afortunadamente, el futbolista mexicano, en general, ya no está para aceptar la primera oferta que le hagan desde Europa. Ya no es un favor el que se le hace, por lo que ahora es trascendental sentarse a analizar la o las opciones.

Aunque claro, sin dejar de señalar que los directivos de nuestro futbol deben bajar sus exorbitantes pretensiones económicas, o de lo contrario, los clubes del Viejo Continente seguirán pasando de largo para encontrar muchas y mejores opciones en Sudamérica.

Raúl ha confirmado que no se necesita llegar a un equipo grande para triunfar en el futbol de Europa. Sólo se necesita tomar decisiones acertadas y gran madurez mental para sobreponerte a los obstáculos que siempre surgirán en el camino.

Raúl, gracias a su habilidad rematadora frente al arco rival, ha sacado provecho de su físico para imponer condiciones en el futbol inglés, uno de los más rápidos y verticales en el mundo

La Selección Mexicana está en muy buenas manos, al menos de cara a los próximos compromisos contra Panamá y Bermudas, en la nueva Liga de Naciones de la Concacaf, y es gracias al gran momento por el que atraviesa Raúl Jiménez con los Wolves.

A la espera de que Javier Hernández logre retomar su mejor nivel futbolístico, y de que las condiciones laborales sean las idóneas para que Carlos Vela decida volver a la Selección Nacional, podemos estar tranquilos y ponernos en las manos del delantero del Wolverhampton de la Premier League.

¡Que te lo digo yo!

 

COLUMNAS ANTERIORES
<