Ajo y agua

Ajo y agua

Debo deshojar la margarita

Me están motivando para recuperar la ilusión de volver al banquillo de un equipo o selección, pero para eso tengo que ver, primero, qué propuesta es más atractiva; la última vez fue en Pachuca y, al final, quedé muy decepcionado

POR HUGO SÁNCHEZ

Si hay algo que me gusta en la vida es jugar al futbol, y como ya decidí no jugar más, ahora lo compenso siendo director técnico, pero cuando no estoy dirigiendo, entonces me gusta estar actualizado, como ahora, en la posición de analista y comentarista, y en ese orden son mis ilusiones. Ahora bien, como la primera ya la descarté, resulta que me están motivando para que regrese la ilusión de sentarme nuevamente en el banquillo de un equipo o de una selección.

Hay rumores de que me están buscando el club Monterrey y la selección de Costa Rica, pero hasta el momento no he recibido ninguna invitación oficial en la cual me hagan meditar sobre cuál de las propuestas es más atractiva, para así recuperar esa ilusión que había perdido en mi última experiencia dirigiendo al Pachuca, donde me habían prometido un proyecto de dos o tres años y al final me quedé apenas poco más de cuatro meses, y eso lo tomé como una falta de respeto tanto para mi familia como para su servidor, ya que mis hijas estaban en la escuela, en Madrid, y las cambié de colegio, las cambié de la ciudad de Madrid a Pachuca, al igual que a mi esposa. Ellas accedieron en acompañarme, pero al final fue una desilusión para todos, y eso me hizo perder la ilusión de volver a dirigir.

En cambio, ahora me están motivando a regresar al lugar donde más me gusta estar, que ya no es dentro de la cancha, sino a un ladito.

COMPROMISO MADRIDISTA

Tras recuperar las sensaciones en la Liga española, con victorias frente al Sevilla y Osasuna, así como el empate sin goles del sábado pasado, en el Clásico, frente al Atlético de Madrid, toca el turno de que el Real Madrid retome su participación en la Champions League, con la obligación de confirmar su grandeza.

Es cierto que el Real Madrid ha tenido un inicio de temporada un tanto irregular, pero no tanto como para sorprendernos, pues hace meses, en este mismo espacio, pedí tiempo y paciencia a los aficionados madridistas para comenzar a ver resultados en esta segunda etapa del técnico francés Zinedine Zidane, en el estadio Santiago Bernabéu.

La misma paciencia que debe tener el delantero belga Eden Hazard, quien tras ser el fichaje estrella en este verano, comenzó la temporada lesionado, y tras cuatro partidos sigue sin estrenarse como goleador del Real Madrid en partidos oficiales, pues su única anotación con el equipo fue en un partido de pretemporada, frente al Salzburgo.

No es fácil cargar con la presión, si lo sabré yo como goleador histórico del mejor equipo de todos los tiempos. Se necesita coraje, inteligencia y fortaleza mental para sobreponerse a la situación.

Pero, insisto, no hay por qué alarmarse. Con la tarea hecha al apoderarse del liderato en la Liga española, el club merengue tendrá hoy una gran ocasión para dejar atrás la dolorosa derrota de 3-0 que sufrió en la primera fecha de la Champions League, cuando visitó al París Saint Germain en el Parque de los Príncipes.

Será cuando reciba al Brujas de Bélgica, con Eden Hazard decidido a finalmente hacerse pesar en una delantera que necesita de las grandes actuaciones que firmó la temporada pasada, en la que se erigió como el mejor jugador de la Europa League, que conquistó con dos goles frente al Arsenal.

Para ello cuenta con la confianza del equipo, principalmente de su compañero en la selección belga, el portero Thibaut Courtois; pero, sobre todo, del propio Zinedine Zidane, quien debemos recordar también pasó por momentos difíciles a su llegada al Santiago Bernabéu, que poco después conquistó convertido en uno de los Galácticos del Real Madrid.

Bien por Karim Benzema, que ha sido capaz de echarse al equipo en la espalda, ante la baja productividad de Gareth Bale, señalado a lo largo del verano, víctima de sus constantes lesiones y distanciamiento con Zidane.

Llegó la hora para que Eden Hazard levante la mano, quizá no con goles frente al Brujas, pero sí con una actuación que impulse al equipo en el camino a su Champions League número 14, que reafirmaría al Real Madrid como el Rey de Europa, con más títulos obtenidos, recordemos, tres de ellos de forma consecutiva, algo que ningún otro equipo ha logrado a lo largo de la historia. Sin embargo, la grandeza real del Madrid es ganar todos los títulos que estén en juego, y en esta temporada hay que darle prioridad a la Liga, después a la Champions y también a la Copa del Rey.

¡Que te lo digo yo!

COLUMNAS ANTERIORES
<