Ajo y Agua

Ajo y Agua

 

PUMAS, CON GARRA

¿Qué características tienen estos Pel arranque del Torneo de Clausura 2018? La alegría en el juego ha regresado totalmente. Esa garra y espíritu que caracteriza al equipo felino está atrayendo a la afición puma nuevamente al estadio, y con enorme gusto apoyan a su equipo cuando dan esas muestras de buen juego. El partido contra Tigres fue un marco perfecto para celebrar el aniversario número 20 de la porra Rebel, que ha llamado mucho la atención no solamente en México, sino fuera del país, porque muchas aficiones del mundo han querido imitarla. Al grado que en el Real Madrid cantan “cómo no te voy a querer”, cambiándole un poco la letra, y han copiado esta particular canción que es muy llamativa y cariñosa.

A partir del juego histórico, cuando se derrotó, en el propio Santiago Bernabéu, al Real Madrid, ese lindo cántico se ha donado a los Merengues.

Ojalá que la regularidad mostrada hasta ahora del cuadro felino se mantenga todo el torneo para clasificar en los primeros lugares, de ser posible en el primero, para tener la ventaja en la Liguilla y así aspirar al título, que por supuesto no será nada fácil.

La realidad es que será muy complicado, ya que hay otros equipos que aunque quieran disimular tienen más poder económico que les permite hacer contrataciones importantes. Los Pumas han tenido que sacar la chequera para reforzar al equipo, porque esa era la única manera de rectificar el rumbo universitario.

Los que llegaron –Alejandro Arribas, Yuber Asprilla, Matías Alustiza y Luis Fuentes­– han inyectado una vitamina deportiva que le hacía falta y de la que mostró deficiencia en los torneos anteriores.

Ahora, cada equipo que vaya a enfrentar a Pumas, lo hará como siempre, con mucho respeto, y no como pasaba anteriormente, que iban confiados de sacar algo positivo. Me dio mucho gusto ver el estadio de Ciudad Universitaria prácticamente lleno y con ambiente de fiesta desde antes de empezar el partido. Esto probablemente motiva e influye al equipo en el campo.

Los dirigidos por David Patiño ya están dando muestras de un estilo que les hacía falta, porque anteriormente no sabían a lo que jugaban.

Patiño, al conocer las raíces de Pumas, ha sabido trabajar para seguir limando las deficiencias que se mostraban anteriormente, ha estado muy atento y muy trabajador, ya que le gusta mucho el puesto de dirigir al primer equipo y esto se nota en los buenos resultados que se han cosechado a lo largo de estas seis jornadas.

MÉXICO TIENE QUE ACELERAR

La Selección Nacional tendrá que acelerar su preparación, ya que lo visto en el último partido, contra Bosnia, está muy lejos de mostrar un estilo definido y, sobre todo, un orden en el campo. Los jugadores, al aparecer en posiciones distintas a las que naturalmente juegan, se mueven en la cancha como pollos sin cabeza, porque no hay ni disciplina ni orden.

Juegan queriendo imitar lo que tanto le gusta a Juan Carlos Osorio, el estilo de la Naranja Mecánica en los Mundiales de Alemania 1974 y Argentina 1978. El hecho de dominar varias posiciones en algunos jugadores se puede prestar, pero no que sea una norma que todos los integrantes o la mayoría de los elementos de la Selección deban jugar en dos o tres posiciones, porque siempre va a existir una que es la que van a dominar más y mejor.

Suena muy moderno este estilo que intenta imponer Juan Carlos Osorio, pero lo de la Naranja Mecánica, que fueron los inventores de ese juego, ya tiene años.

Ahora, regresar a la moda esa para la idiosincrasia del futbol mexicano, más bien produce que nos estemos viendo como una naranja verde y agria.

TRICOLORES EN EUROPA

Me da gusto que varios jugadores mexicanos están actuando con mayor regularidad y que ésta cantidad de minutos que están jugando los ayuda para llegar en un mejor estado de forma para la Copa del Mundo, que aunque faltan algunos meses, está a la vuelta de la esquina.

Este buen estado de forma que adquieran la mayoría de los jugadores, sobre todo los que están jugando fuera de México, ayudaría muchísimo a Juan Carlos Osorio a tener menos preocupación ya que con su calidad y talento los jugadores podrán salir airosos de este Mundial ruso para así poder continuar un proceso más.

Desde que llegó Juan Carlos Osorio, hasta la fecha, no se ha podido lograr un estilo. Dudo mucho que se consiga en el tiempo que falta, así que los jugadores tienen en sus manos la varita mágica para hacer que este desorden que vimos contra Bosnia se pueda ir corrigiendo y que veamos una muestra de un equipo ordenado, disciplinado y que por lo menos juguemos a algo. Además, es necesario que ellos hablen entre sí para que en el caso de que no vengan decisiones coherentes desde el cuerpo técnico, sea por iniciativa propia. Espero que lo modifiquen y que salven exitosamente la actuación de la Selección Mexicana en esta Copa del Mundo que vamos a jugar contra grandes potencias, ya que ellos sí saben a lo que juegan y la mayoría tienen un estilo en la forma de desarrollarlo, lo demostrarán en el terreno de juego.

No cabe duda, que con esta Selección habrá que trabajar mucho como lo hemos hecho para otros Campeonatos del Mundo si en realidad se quiere trascender; de lo contrario, estamos condenados al fracaso.

¡Que te lo digo yo!

 

 

COLUMNAS ANTERIORES