Como director opino ESTO

Como director opino ESTO

Sed de 9loria

Ir por la novena ha sido toda una pesadilla para Cruz Azul, hay frustración, desesperación y una enorme molestia porque todos los intentos han fracasado. El aficionado celeste ya no sabe de qué manera seguir creyendo y se decepciona más cuando los problemas internos son un mensaje claro de que las cosas van a seguir igual o peor.

Es ahí cuando en Cruz Azul, directiva, cuerpo técnico y jugadores deberán entender el enorme daño que le hacen a la propia institución y también a sus más fieles seguidores, que son muchísimos por algo siguen siendo un grande del futbol mexicano pese a tantos años de sequía. Por eso mismo, la sed de 9gloria es muy grande.

Ese noveno título tiene que llegar lo antes posible, pero si los problemas internos van a continuar, ese ansiado campeonato seguirá en compás de espera. Tiene razón Víctor Garcés cuando dijo que  Peláez alcanzó ciertos objetivos, aunque el espacio para un nuevo trofeo de la Liga MX seguía vacío. Perfecto, Ricardo ya se fue, la pregunta ahora es ¿quién va a poner entonces esa Copa en ese lugar que ya se tiene reservado?

Con la contundencia que habló Garcés contra Peláez en televisión, de esa misma manera deberían hablarle todos los integrantes del club a su afición que tiene todo el derecho en exigir resultados. No es la primera vez que veo molestos a los seguidores celestes. Este asunto ya está llegando a los límites porque de adentro hacia afuera, el mensaje es que los fracasos cementeros van a continuar.

Tiene mucha razón Christián Giménez, quien luchó hasta el cansancio por darle un título al Cruz Azul y no pudo, es momento de que el equipo muestre unión porque se le está haciendo mucho daño a la playera y el torneo todavía no está perdido.

¿Qué tanto compromiso habrá ahora? ¿Qué tanto ayudarás las reapariciones de Víctor Garcés y Alfredo Álvarez? El tiempo tendrá la mejor respuesta y lo único que les servirá para probar que echar a Peláez fue un acierto, será poniendo el trofeo del Apertura 2019, en ese espacio de sus vitrinas que sigue vacío.

COLUMNAS ANTERIORES
<