Como director opino ESTO

Mexico, 2017-09-12 10:02:44 | Salvador Aguilera

Hablemos  un poquito de terror. Si ya se fue la primera mitad del Apertura 2017, quiere decir que para temas del descenso ya se fue el ¼ del año futbolístico y que en los ¾ restantes se definirá el tema del descenso. Si las primeras fechas del actual torneo se fueron volando, los equipos que están en el fondo de la tabla deberán darse cuenta que el tiempo se les está agotando y si quieren pensar en la salvación hasta el último momento, tal vez sea demasiado tarde.

A pesar de que el Atlas no jugó, dejó el fondo de la tabla del terror, gracias a que Lobos BUAP perdió y su porcentaje es muy volátil. El recién ascendido comenzó muy bien y gracias a eso subió, pero sus recientes resultados lo hicieron caer de golpe y veo complicado que la recuperación sea inmediata. Como siempre sucede en estos casos, el recién ascendido es un gran candidato al descenso, pero si logra una temporada de 20 puntos pondrá a temblar a varios, como sucedió en su momento con el Necaxa, que en el Apertura 2016 logró 26 puntos y en el Clausura 2017 hizo 21, y con eso le bastó para mantenerse en la Liga MX. En estos momentos lleva 12 unidades, por lo que con Nacho Ambriz no creo que tenga problemas para superar otra vez la marca de los 20 puntos.

Así las cosas, los Rayos van en el camino correcto para librar el ascenso de nueva cuenta. La bronca viene para otros que han acumulado muy pocos puntos en cada temporada. Por ejemplo, los Tiburones Rojos, acostumbrados a nadar por aguas muy profundas y oscuras, acumulan torneos con altibajos y que aplican actualmente para el porcentaje. En el Apertura 2015 consiguieron 27 unidades, por mucho su mejor campaña y que les está dando vida todavía, pero después tuvieron una cosecha muy miserable: 14 unidades en el Clausura 2016 y 12 en el Apertura 2016. Mejoraron el torneo pasado al hacer 21 puntos y actualmente llevan 10. Los focos rojos están encendidos con el conjunto jarocho, aunque para ellos esta situación es completamente normal. Las aguas profundas son parte de hábitat natural.

En ese sentido, el Puebla está ligeramente mejor, pero al igual que el Veracruz tiene también una temporada de 27 puntos que logró de la misma manera en el Apertura 2015, que al término del año futbolístico, es decir, al final del próximo campeonato para ambas escuadras ese torneo desaparecerá y si no cosechan puntos de manera importante desde ya, se les vendrá el mundo encima otra vez. Se les vendrá un problemón.

Bueno, pues en este sentido podría desglosar lo que le pasa al Atlas, también a Gallos, Santos y Cruz Azul, pero el problema mayor lo tienen los Pumas. Y aquí explico la situación claramente. Si a Puebla y Veracruz se les desaparecerá muy pronto su mejor torneo, que fue de 27 unidades, a Pumas se le va a desaparecer la súper campaña de 35 puntos que logró igual en el Apertura 2015. De esta manera, ese problema del descenso que aún parece lejano, porque actualmente mantiene buena ventaja sobre Atlas y Veracruz, se volverá una cruda realidad que desde ahora estamos advirtiendo. Peor todavía, los Pumas van en picada este torneo y si siguen perdiendo puntos, cuando llegue el ajuste del porcentaje con el que arrancarán el Apertura 2018, serán grandes candidatos al descenso y los proyectos tendrán que estar encaminados a la salvación del equipo. Los números no mienten, así que es mejor empezar el rescate del equipo desde ya.

LECTORES

CORREO: salvador@esto.com.mx

TWITTER: @AguileraESTO y en Facebook

NUESTRA PÁGINA: www.esto.com.mx