Como director opino ESTO

Mexico, 2017-12-12 09:18:44 | Salvador Aguilera

El entrenador que quiera hacer campeón al Cruz Azul deberá estar lleno de cualidades. La primera de ellas será absorber, en gran medida, la presión que tiene este equipo. Explotar con los medios como sucedió con Jémez y otros estrategas, no creo que sea el camino correcto. De entrada, el técnico que toma el timón celeste debe saber que cualquier otra cosa que no sea el título, de nada sirve.

Platicarle al público que se hizo un buen torneo, que entraron a la Liguilla y que por alguna extraña razón se quedaron en el camino es un choro barato que ya no compra nadie. Ahí está el motivo por el cual resulta complicadísimo echarse este trompo a la uña.

La fila de fracasos ya es larga. Incluso, algunos directores técnicos han llegado “por pedido” del público y ni así. Siempre ha existido polémica, porque no todos llegaban a cumplir con el perfil. Se pedía la presencia de un técnico con mayor carácter, llegaba y no pasaba nada. Hasta regresó Luis Fernando Tena, el último que le dio un título a los celestes, y tampoco.

Creo que hasta la directiva llegó a desesperarse, porque lo probó todo. Mexicanos, extranjeros, introvertidos, extrovertidos, analíticos, explosivos, con amplio conocimiento del futbol mexicano, sin conocimiento del mismo, con pasado azul, sin pasado azul y la historia final siempre fue la misma.

Cuando un técnico acepta el desafío de convertirse en maquinista, de entrada ya es valiente, porque no cualquiera tiene esa fortaleza de atreverse a tomar el mando de algo que ya va contra corriente. Hay quien piensa que eso es lo de menos, porque Cruz Azul paga bien y así cualquiera soporta todo. Sin embargo, ya vimos que no. Varios prefieren salir corriendo y no vuelven ni con aumento de sueldo.

Cuando escucho que Tigres ya está entre los grandes, me parece muy bien. Eso quiere decir que tenemos a otro que en su momento la va a sufrir. Porque cuando no era grande y sólo tenía dos títulos ganados de la mano del “Tanque” Miloc, su larga, larguísima sequía sin títulos no significó mayor presión como ahora lo sufre un grande como Cruz Azul.

Si Tigres es grande, eso quiere decir que en algún momento volverá a sufrir como han padecido el propio Cruz Azul, el América, las Chivas y hasta los Pumas, que fueron último lugar el torneo pasado. Crecer también duele. Claro, como hoy Tigres tiene motivos de sobra para festejar, no se da cuenta de muchas cosas. El “Tuca” no será eterno. Esta generación de jugadores tampoco. Pero la exigencia de ganar, esa la tendrá siempre, torneo tras torneo, si es que en verdad es un grande del futbol mexicano.

LECTORES

CORREO: salvador@esto.com.mx

TWITTER: @AguileraESTO y en Facebook

NUESTRA PÁGINA: www.esto.com.mx