Como director opino ESTO

Como director opino ESTO

¡Comenzamos!

Inicia un nuevo proceso de la Selección Mexicana y de entrada le deseo suerte a Gerardo Martino y a todos los jugadores que convoque durante su largo proceso. Seguro habrá de todo: goles, éxitos, fracasos, polémicas y todo tipo de emociones.

Llega un nuevo entrenador, con un palmarés interesante y su capacidad es innegable. De pasadita, hay limpia en la Federación Mexicana de Futbol y hoy los tiempos no están para consentir jugadores, sino para exigirles.

Todos estos cambios deben ser para bien porque este proceso de cuatro años, bien podría ser de ocho y si el futbol mexicano pretende crecer y alcanzar metas que nunca antes se han logrado, será necesario cambiar las formas de trabajo, hacer las cosas de manera diferente porque tristemente, debo decirlo, la Selección es una repetitiva historia de fracasos.

Martino no es mago, no tiene varita mágica, pero sí cuenta con la capacidad y experiencia necesarias como para cambiarle el chip al futbolista mexicano, que no logra sacudirse sus complejos y darse cuenta que no juega para la prensa, que llegar a la Selección es una responsabilidad muy grande y quien la quiera tomar deberá dar el máximo y no condicionar su permanencia.

Sabemos que con la Selección siempre se sufre. Ojalá que esos sufrimientos lleguen cuando se tengan partidos complicados contra grandes rivales, sin menospreciar a nadie, porque se puede perder en el momento menos esperado, pero también hay formas de perder y se requiere una Selección combativa, con personalidad, entregada y que quiera trascender.

No es necesario mencionar el quinto partido y esas metas que han sido inalcanzables porque todo llegará a su tiempo, sólo espero que a lo largo del camino sobrevivan en la Selección aquellos que han sentido vergüenza y orgullo. Deben estar fuera todos aquellos que ven al Tricolor como un retroceso porque creen que en Europa tocaron el cielo. El futbol no se trata de eso; si así fuera, Messi no jugaría hoy contra Venezuela, cuando podría concentrarse, únicamente, en ganar los títulos que puede conquistar próximamente. Por cierto, Martino dirigió a Messi, así que el nuevo estratega Tricolor, algo más que Osorio debe saber.

salvador@esto.com.mx

COLUMNAS ANTERIORES
<