Como director opino ESTO

Como director opino ESTO

A remontar, azules

En la mente de los jugadores cruzazulinos no puede haber otra idea más que la remontada. A Cruz Azul lo obliga su historia. Por ejemplo, León superó 3-1 a Xolos en la ida, mismo marcador con el que el América venció a La Máquina. Sin embargo, después de esos juegos, se tomó como normal la victoria de La Fiera y se sabía que, para la vuelta, todo estaba resuelto y no pasa nada. Los de Tijuana regresan eliminados a casa y bastante hicieron con terminar el torneo entre los primeros ocho.

Con Cruz Azul no puede pasar lo mismo. También perdió 3-1, pero se desató una ola de críticas contra la directiva, el cuerpo técnico y los jugadores, por la jerarquía que tiene su playera. Es un equipo que no puede irse tranquilamente a casa porque lo eliminó el América. Al contrario, cada vez que hay una derrota frente a los americanistas, se arma un escándalo.

Por eso, algunos aficionados cementeros fueron ayer a La Noria para decirles a los jugadores: “Si otra vez nos va a eliminar el América, al menos pongan algo más en la cancha”. Y, la verdad, tienen razón. En su momento comentamos que lo ocurrido a media semana fue decepcionante, sobre todo porque el discurso de Caixinha a media semana parecía llevar ese mensaje de “ya basta”, es hora de poner un “hasta aquí”, y lo que vimos fue lo mismo de siempre: América lo hizo ver mal.

Pero hay una buena noticia para Cruz Azul dentro de esta escandalosa derrota de 3-1, y lo importante ahora es que restan 90 minutos para intentar algo. Es más, me atrevería a decir que el juego lo gana Cruz Azul. Tiene que salir a remontar y al menos la victoria, por pura vergüenza, debe ser celeste. Al final no sé si le alcance, pero el triunfo sobre las Águilas es más que obligado.

La afición celeste ya está harta de no ganarle al América, en ese sentido hay gran molestia, así que hoy, si es que avanzan los amarillos, al menos los azules deberán cortar esa racha negativa contra su “coco”.

León y Tigres ya están en semifinales; los regiomontanos sufrieron y, como siempre, Gignac fue su salvador.

COLUMNAS ANTERIORES
<