El pollo de Tlalpan

Mexico, 2017-07-14 13:09:08 | El Pollo de Tlalpan

Históricamente el país de la patada ha estado ligado a algún tipo de grito. El más famoso sin duda es que dio el Padre de la Patria a los paisanos para que abrieran los oclayos y se independizaran del abusivo gobierno español; mismo que celebramos por inercia cada 15 de septiembre.

Luego está ese vernáculo alarido que soltamos los de la raza de bronce cuando escuchamos las notas de un mariachi, sin olvidar el “ay, ay, ay, ay” del “cielito lindo”, por cierto esa rola nos representaba mejor en los estadios del mundo que el nuevo y peladazo ¡eeeeh pu&%$*”; sonora expresión que ya se convirtió en la kriptonita de la súper FMF, que ahora si ya se molestó, al grado que envió una amenaza bien severa, para todos aquellos fanáticos irrestrictos del “eeeeh…” en aquel estadio dónde se escuche el grito, se procederá a “amonestar” verbalmente (vía sonido local) al respetable (y al no tanto) si continúan en las mismas, se detendrá el juego por algunos minutos, y si llegaran a reincidir en tan vulgar conducta, los expulsarían del estadio y el juego continuaría en la más triste de las soledades.

Pienso que no son las formas, pues la gente luego de la primera vez que la echen, dejará de asistir a los estadios, pues los tiempos no están como para andar arriesgando su lana por un boleto para ver (si bien le va) medio partido.

Una vez más los de pantalón largo e ideas cortas, se equivocan el procedimiento, ya ven que se niegan reconocer que se equivocaron gacho contratando a Juan Osorio (productor de “por mis pistolas”) y alegan que ya sabían de sus locuras y que así mero lo quieren; cuando hasta Hugo Fernández criticó arrepentido haberlo puesto al frente de la franja, donde se comportó Osorio como lo que es.

Le federación está muy preocupada por erradicar el grito nada más porque le están pegando donde le duele, la cartera; ojalá la omnipotente FIFA, le pusiera multas por la violencia en los estadios, para que le pusieran la atención y preocupación que le están dando a la malcriadez.

Ahora mismo, y conste que lo dijo una profesional del estudio del comportamiento humano, la Maestra Claudia Rivas, la tendencia será que la gente, entre más se lo prohíban, más repetirá su conducta por una mera condición del ser; lo que debería hacer la “h” dirigencia balompédica nacional, es involucrar a los grupos de animación, para que se hagan responsables del buen comportamiento en las tribunas, seguro que ellos si pueden crear conciencia con sus iguales y el público en general, sin que los demás sientan que es una orden dictada por un organismo supremo que no los cuida y al que no le importan; o ya hubieran hecho algo con la vacilada llamada Osorio; para tener y gozar de una selección “normal”, no campeona del mundo, no una aplanadora, solamente “normal”.

Por su parte, también los “fifos de la fifada” se han dado golpes de pecho de más y se han ensañado en su afán de aparentar algo que no son: decentes.

¿Acaso no saben que en argentina tienen canciones verdaderamente homofobos y denigrantes? Acá un ejemplo de un popular cántico pampero en contra del portero: “que lo vengan a ver, que lo vengan a ver, ese no es un arquero es una pu&%$* de cabaret”.

Y cómo dijo Maussan: “y ahí, nadie hace nada”.

Cierro con una obra titulada “doble moral”

 

Quieren callar el grito

Eso si va estar cañón,

¡Pues, espérenme tantito!

Si no pueden con su violencia,

Y los otros con su corrupción.

 

Y si no, quéjense a la FIFA.

Twitter: @pollodetlalpan