A DEFINIR SEMIFINALES

DEDICADA A MI PADRE ANDRÉS, A 33 AÑOS DE SU ADIÓS

AMÉRICA NO PUEDE JUGAR A LA RULETA RUSA hoy en el Azteca. El estilo de aniquilar pacientemente a los rivales le puede cobrar factura, ya que como en la final de la Concacaf, errores defensivos los hundieron y aquí no puede ser la excepción. Del Pumas que se presentó de visita en el torneo regular no queda nada. Hay una gran diferencia, y por ello, no solo bastará con mantener el cero atrás a lo largo del partido, porque de no ofender, cualquier desaguisado puede pasar. Las críticas al Solarismo han sido duras y ásperas. 73 puntos en dos torneos son la respuesta, las formas no gustan y el fondo le asiste.

UNA SOLA LLEGADA a puerta en 90 minutos no corresponde a la prosapia americanista, que tampoco puede poner todas sus esperanzas en San Paco Memo, quien como humano, no siempre las puede todas. Uno esperaría que en casa, Solari se anime a salir más ofensivo y no con un solo atacante y Córdova en la banca. Pumas no cambiará mucho, no tiene porqué hacerlo, su plantel es justo, además de que la fórmula les ha dado resultados a Lillini y compañía.

RAYADOS SE TIENE QUE RAYAR, porque si emergen las banderas rojinegras por lo alto, vaya que el Vasco habrá fracasado. El título de la Concacaf fue un oásis a lo que ha mostrado el equipo en la cancha. Cuando se pone a jugar, luce y masacra al rival, pero esto no ha sido una constante, mientras que los de Cocca, ilusionados por su campaña, quieren estar en las semifinales para tener la gran oportunidad de que la sequía de títulos llegue a su fin. Este argumento puede ser la motivación atlista, aunque los regios son favoritos aún de visita.

PUEBLA, A LO LARCAMÓN. Le desbaratan el equipo. Lo reconstruye. Dejaron a La Franja en la cancha y pusieron a León contra las cuerdas. Claro que la empresa luce difícil, pero estos Camoteros de alma y corazón, no tienen nada que perder y sí mucho que ganar. León es el obligado, ya veremos si Holan saca las papas del fuego.

GIGNAC, SIEMPRE ANDRÉ PIERRE. El francés tiene de pie a los Tigres. Su golazo los metió a la pelea frente a unos santistas, que pagarán caro todo lo que desperdiciaron con las avenidas que encontraron en el primer tiempo, donde la ausencia de Guido se notó. Almada, con su mezcla de experiencia y juventud, los tiene en la pelea. El Piojo no pierde la calma gracias a su dilatada experiencia.

PREGUNTA ¿Volará el Águila o jugará con el pico metido, arriesgándose a todo?
HASTA EL PRÓXIMO SILBATAZO fschwartz@oem.com.mx
PD. Dos juegos sí, dos juegos no, ahora que los cuatro respondan el fin de semana.

COLUMNAS ANTERIORES