CLÁSICO HIMNO

Un día como hoy, pero de 1981, el América se convirtió en Águilas. Sin embargo, dicho sobrenombre y el uniforme en “V” tomaron relevancia a partir de que los jugadores lo hicieron valer sobre la cancha, algo que sucedió prácticamente de inmediato durante la década de los 80. El balance del vuelo del ave azteca, cuatro décadas después, arroja 10 de los 13 títulos de Liga, seis de los siete trofeos de Concacaf, una de las dos Copas Interamericanas, entre otros múltiples galardones balompédicos.

Aquellas Águilas, bajo la dirección técnica del otrora astro chileno Carlos Reinoso, se estrenaron con la famosa prenda en territorio nezatlense contra los extintos Coyotes, encuentro que arrojó un caliente 1-1. Días después, el 25 de septiembre, Carlos Blanco entonó el himno emplumado por primera vez en la cancha del Estadio Azteca, en un partido frente al Puebla que concluyó 3-0 a favor de los cremas: “¡No te detengas, tú serás el campeón!”, decretó, a partir de entonces, la voz del compositor.

Curiosamente el próximo sábado, en el coloso de Santa Úrsula, se disputará el Clásico Nacional entre América y Chivas, con la coincidencia de que justo ese día 25 se cumplirán 40 años del estreno del referido himno de las Águilas, por lo que obviamente se escuchará, como sucede en cada partido de los americanistas, cada que juegan en condición de locales en el vetusto inmueble. El hecho no es menor debido a que, además, los millonetas han tenido una sólida temporada bajo la conducción de Santiago Solari, aunque en esta jornada perdieron el invicto en Toluca. En contraste, el Rebaño ha tenido otra campaña decepcionante, amén del discreto éxito sabatino que incluso le costó la chamba a Vucetich, y arribará al Azteca como víctima segura para que los amarillos concreten una doble celebración ante el odiado rival.

Instalado en la cima, el América presume, orondo, sus blasones, al tiempo que justo ahora cumple 40 años del concepto Águilas, además de que se avecina, para el próximo 12 de octubre, la celebración de los 105 años del nacimiento del equipo. Toda una rotación de números, estadísticas y sucesos que inspiran a los fanáticos a imaginar un cierre exitoso y con doblete, dada la opción de conquistar Liga MX y Concachampions. Nada menos.

COLUMNAS ANTERIORES