DE A “MENTIS”

Aún con la Fecha FIFA en curso, Chivas rompió el cero en un amistoso contra León como vaticinio del obligado despertar en la Liga MX, cuando el próximo domingo reciba a los Diablos Rojos con la urgencia de aspirar a la reclasificación y después a la Liguilla por el título. El 4-1 aplicado por el Rebaño Sagrado en el duelo de preparación sirve para ver triunfar, aunque sea de a “mentis”, al estratega interino Michel Leaño, quien en sus tres juegos en el banquillo rojiblanco no ha podido celebrar gol de manera oficial, al empatar sin tantos contra las Águilas, en el Clásico Nacional, y posteriormente ver caer por la mínima diferencia a su escuadra frente a Gallos Blancos y Atlas, respectivamente.

La extraña paciencia mostrada por la directiva del Guadalajara, que inicialmente acentuó el interinato de Leaño y en la segunda Fecha FIFA, en lo que va del torneo, dejó pasar la ocasión de elegir a un técnico que pudiera trabajar con la escuadra durante el famoso “parón”, exhibe la imperante confusión que reina en el mexicanísimo Rebaño, que a pesar de tener al equipo aún con posibilidades de pelear el campeonato, no toma las decisiones en conjunto, indicativo del preocupante divorcio interno entre quienes ocupan cargos directivos (léase Amaury Vergara y Ricardo Peláez), y eso confunde a los aficionados, que se tienen que conformar con los engañosos éxitos en amistosos, mientras las Chivas acumulan 271 minutos sin gol, tras el último aporte, ante Pachuca, en la ya lejana fecha 9, suceso que marcó la partida de Vucetich a pesar de tener, en ese instante, la inercia positiva en cuanto a resultados.

Además de Toluca, Guadalajara cerrará el certamen Grita México Apertura 2021 con un complejo panorama, dado que tendrá tres visitas (ante Tijuana, Tigres y Mazatlán) y sólo recibirá en el Akron a Cruz Azul, en la antepenúltima jornada. Para colmo, actualmente se halla en el límite de la clasificación, en el lugar 12 de la tabla, con 14 unidades, apenas por una mejor diferencia en relación a Mazatlán y un punto de ventaja sobre Necaxa.

Cualquier ajuste tras el choque contra los pingos, dentro de la decimotercera jornada, reafirmará la grosera improvisación tapatía. Y si dejan correr las semanas, sin reaccionar, habrán tirado inexplicablemente la toalla. Peor, imposible.

 

COLUMNAS ANTERIORES