Las reglas y los reglazos

Las reglas y los reglazos

Nomás que revolcada

Aprovechando la fecha FIFA, el equipo tricolor, que “tiene mucho corazón y en la cancha lo demostrará”, enfrentará el próximo 6 de septiembre a su similar de Estados Unidos en el Metlife de New Jersey.

Del mismo modo, cuatro días después, el 10 de septiembre, se verá las caras ante la Selección de Argentina, en el Alamodome de San Antonio, en donde, por cierto, la “Pulga” Lionel Messi, gran atractivo del partido, brillará por su ausencia.

El “Tata” Martino se aventó la puntada de convocar a 31 futbolistas para el par de compromisos amistosos, lo cual me parece un exceso. No le veo el sentido a “manosear” a tantos jugadores. Para acabarla de amolar, fueron llamados cuatro porteros, sí, leyó usted bien, cuatro (Paco Memo Ochoa, Jonathan Orozco, Hugo González y Rodolfo Cota). ¿Estará abaratando los llamados a la Selección? ¿Pensará utilizar a los cuatro? ¿Jugarán 45 minutos cada uno? ¿Por qué no llamó a Jesús Corona?

En el mismo orden de ideas, en un futbol sin memoria, parece que ya se les olvidó a todos que hace apenas unos meses, Jesús el “Tecatito” Corona no atendió al llamado del técnico nacional, lo que no solamente desató la ira del “Tata”; sino que le obligó a insinuar que el delantero del Porto quedaría proscrito del equipo de todos.

Pero a Martino se le olvidó lo ingrata que es la lengua cuando se atreve a prometer y a asegurar, para dar marcha atrás reconociendo que “de arrepentidos está lleno el infierno”, terminando por incluir en la lista al “Tecatito”.

Por eso escapa a mi entendimiento que “los porristas de la Selección” nos salgan con que el “Tata” es un tipo congruente, de convicciones y que está poniendo orden en la Selección.

¿Quieren más? El recién repatriado Diego Reyes viene sin ritmo de juego, todavía no alinea un solo minuto como flamante contratación de Tigres, y ya lo convocó; mientras que supuestamente a Gío no lo llama porque todavía no tiene ritmo de juego. ¿En qué quedamos pues? ¿Es merecido el llamado para Diego Reyes?

Y ya encarrerados, ahí quedan los casos del “Chicharito” Hernández y Héctor Herrera, quienes se negaron a participar en la Copa Oro; el primero aduciendo que nacería su bebé, y el segundo pretextando que necesitaba tiempo en el viejo continente para arreglar su fichaje con el Atlético de Madrid, lo que les valió una bacanal de críticas por condicionar su presencia con la Selección… Resultó la misma gata… nomás que revolcada.

COLUMNAS ANTERIORES
<