Las reglas y los reglazos

Las reglas y los reglazos

¿No les dará vergüenza?

Hay momentos en la vida en los que uno ya no sabe si: reír, llorar o materialmente ponerse a rezar. Esto me sucedió al enterarme que el Sistema de Administración Tributaria, mejor conocido como el SAT, tuvo a bien condonar una cantidad estratosférica de pesos a deudores.

Entre los beneficiados se encuentran. Empresas, políticos, personajes del medio artístico, personas físicas, etc., pero lo que me parece inadmisible es que el “escándalo” haya salpicado a varios clubes del futbol mexicano y a personajes relacionados con el deporte.

Los privilegios cancelados a los clubes del balompié nacional suman más de dos mil millones del águila. El equipo mayormente beneficiado fue el Monterrey. Seguido por: Chivas, Cruz Azul, Veracruz, Toluca, Pachuca y hasta los Pumas.

Entre las personas favorecidas según la lista proporcionada por el SAT, relacionados con el deporte, se encuentran nada más y nada menos insignes personajes que ahora ocupan cargos públicos, como los son los casos de Ana Guevara, quien actualmente funge como titular de la CONADE y el del “jorobado de Tlatilco”, Gobernador en funciones del Estado de Morelos.

Casi me voy de espaldas al enterarme que también Saúl “el Canelo” Álvarez se encuentra entre los mencionados ¡No inventen!, con el dineral que gana en cada pelea.

Ricardo La Volpe, ex Director Técnico de la Selección; Raúl Arias, ex entrenador de equipos como: Necaxa, San Luis y Chivas; el “homónimo de Palillo” don Jesús Martínez, propietario de los Tuzos del Pachuca; Víctor Garcés, directivo de la Máquina Celeste.

Comprendo que todos ellos usufrutuaron la amnistía ofrecida por el gobierno federal, actuando dentro del marco de la legalidad; pero también opino que su accionar, igualmente, cayó en el terreno de la inmoralidad. Sobre todo, si recordamos en la pobreza extrema en la que viven millones de compatriotas.

Echando a volar la sinceridad, pienso que ¡No se vale!, que uno esté pagando cada mes el 30% de sus ingresos, para que los “más inteligentes” se hagan como el Tío Lolo y terminen por no pagar lo que les corresponde ¡O todos coludos o todos rabones!

Lo que más me indigna (aparte de las exorbitantes cantidades que se manejan) es que “el perdón” se le otorgó a quienes más recursos tienen y como es lógico, en detrimento de los más necesitados… ¿No les dará vergüenza?

COLUMNAS ANTERIORES
<