Las reglas y los reglazos

Las reglas y los reglazos

Ayuda profesional

Ahora resulta que, “el consorte de la liendre”, luego de recibir tremenda goleada a manos (mejor dicho, a pies) del Cruz Azul, insultó al árbitro en turno Marco Antonio Ortiz, para al día siguiente, publicar un video en el que ofrecía disculpas al nazareno y prometía que “iba a cambiar”.

Pero esto no es novedad, el “Piojo” nunca pierde un partido porque el rival lo superó, siempre que cae existe un culpable, que usualmente, según su óptica, es el colegiado.

Del mismo modo, es de sobra conocido su carácter pendenciero y explosivo, así que, no es la primera vez que pierde la cabeza y tampoco la única.

En un país sin memoria, bueno sería recordar algunas de las más tristes célebres polémicas protagonizadas por el personaje que hoy nos ocupa.

Mientras se desempeñó como futbolista es legendaria la patada que le propinó al hondureño Dolmo Flores que no solamente le costó la expulsión sino el ser excluido de la Selección que participó en el Mundial USA 94.

También agredió a un aficionado, que terminó en el suelo recibiendo atención médica, al finalizar un partido en León mientras era entrevistado. Y se le recuerda como participante en la bronca protagonizada en un amistoso Toros Neza vs. Selección de Jamaica.

El escándalo lo continuó persiguiendo cunado como timonel del Tri, hizo propaganda al Partido Verde, violando la Constitución e influyendo en las elecciones.

Se ha pelado hasta con la cocinera, la lista es larga: Ricky Tony Lavolpe, Jesús Corona, Luis García, Tomás Boy, Hernán Cristante, Ricardo Peláez, varios reporteros y periodistas de la fuente; siendo sus clientes más frecuentes los hombres de negro.

Sin embargo, el conflicto “emblemático” lo sostuvo contra el narrador de TV Azteca Cristián Martinolli. Luego de que la Selección se había coronado en la Copa Oro, ambos personajes se encontraron en el aeropuerto de Filadelfia, hubo un altercado que culminó con cese de Miguel Herrera como Director Técnico del equipo de todos.

No se trata de hacer leña del árbol caído, tampoco de justificar su proceder diciendo que: “es de mecha corta” o “se trata de una persona temperamental”. Son tantas las veces que su proceder le ha acarreado problemas que, para poder manejar la ira y la intolerancia a la frustración, debería solicitar… ayuda profesional.

COLUMNAS ANTERIORES
<