No la han comprendido

Ya es un fenómeno universal, que el arbitraje se vea envuelto en la polémica al término de cada partido y la final de la “UEFA Nations League” disputada entre Francia y España no fue la excepción.

Resulta que se jugaba ya el minuto 80 y el marcador se encontraba empatado a un gol, cuando el francés Theo Hernández le filtró un pase a Kylian Mbappé quien se encontraba en posición adelantada; sin embargo, antes de que el balón llegara a su destino fue jugado por el defensor español Erik García. Mbappé lo tomó y luego de un par de fintas marcó el gol de la victoria.

Luego de que la jugada fuera analizada en el VAR, el silbante inglés Anthony Taylor decidió (acertadamente desde mi punto de vista) dar el gol por bueno, desatando la ira de los hinchas ibéricos y los reclamos de todos aquellos que no han comprendido los cambios implementados por la regla de juego en relación al fuera de lugar.

Como dijo el desvalijador de coches: “vamos por partes”. Es cierto que al momento del toque Mbappé está adelantado; pero, debemos recordar que “no es una infracción estar en posición fuera de juego”, para que sea sancionable, necesita “un ingrediente extra”.

Si Kylian hubiera tocado el balón proveniente “directamente” de su compañero (Theo Hernández), fin de la discusión ¡Fuera de lugar sancionable”!

La cuestión es que, la pelota fue “jugada” por Eric García (defensor español) quien: ya esperaba el balón (es decir, no le cayó por sorpresa) se movió hacía el balón en un acto deliberado, tuvo el tiempo de pensar su accionar balanceando su cuerpo y finalmente … tocó la pelota, desviándola ligeramente, por lo que se considera que la esférica le cayó a Mbappé proveniente de un adversario. Sin mencionar que (Mbappé) jamás tuvo un impacto en el accionar del defensa. ¡Para conocedores!

En la regla de juego se puede leer claramente: “Se considerará que un jugador en posición de fuera de juego no ha sacado ventaja de dicha posición cuando reciba el balón de un adversario que juega voluntariamente el balón, incluida la mano voluntaria, a menos que se trate de una «salvada» por parte de un adversario”.

La cuestión aquí es que todos los aficionados que alguna vez en su vida le entendieron a la regla del fuera de lugar no se han enterado de los cambios que ha sufrido, mucho menos de la interpretación actualizada de la misma; de modo que, pretenden discutir con caducos argumentos y exigen una explicación razonable de las marcaciones, simplemente porque … no la han comprendido.

COLUMNAS ANTERIORES