Atole con el dedo

Los Pumas hicieron la “hombrada” de meterse en la última fecha del torneo a la repesca venciendo al Pachuca al son de dos goles por cero. Además, el próximo miércoles estarán disputando el boleto al mundial de clubes en la final de la Concachampions frente al Seattle Saunders.

A pesar de que soy partidario de la escuadra estudiantil y considero que “mi corazón azul es y mi piel dorada”, me parecen desmesurados los elogios para Andrés Lillini (a quien considero un caballero)

Casi me voy de espaldas al leer una propuesta en la que se solicita que le hagan una estatua a las afueras del Estadio Olímpico Universitario o que le firmen un contrato vitalicio.

¡Por favor!, se “calificó” en el undécimo lugar de la competencia (de 18 equipos) a 18 puntos del líder general, con más partidos perdidos (7) que ganados (6). Sinceramente ¿Les parece que es como para festejarlo?

El “supuesto” ariete Juan Ignacio Dinenno anotó solamente 3 pepinillos en toda la campaña, incluidos los dos con los que se destapó el domingo pasado ante el los tuzos ¡Muy inconsistente!, al igual que el resto de los futbolistas foráneos, que un buen día brindan un partidazo y al siguiente desaparecen de la cancha.

El torneo pasado igual, se entró a la lucha por el título desde el lugar 11 de la tabla y se avanzó a hasta la semifinal; pero, en la competencia antepasada, se quedó en el lugar 15.

No podemos olvidar la figura del doctor Miguel Mejía Barón, quien desde que regresó a la institución hizo renacer el espíritu universitario para que los Pumas recobraran la garra que siempre les ha caracterizado.

No sabemos si le va alcanzar al equipo representativo de nuestra máxima casa de estudios con la “garra” para ceñirse la corona en CONCACAF y vencer al rebaño sagrado para meterse a la liguilla, porque el plantel es limitado y echando a volar la sinceridad, no tiene mucha calidad balompédica.

Para acabarla de amolar, les ha dado por “victimizarse” y cada que tienen un resultado adverso, culpar a los hombres de negro” de su infortunio, llegando incluso hasta insinuar que “hay una campaña en su contra”.

En fin, y que conste que no estoy hablando a “toro pasado”, opinando con la razón; no con la pasión, en el muy probable caso de que se regrese del vecino país del norte y de la perla tapatía (ojalá y no sea así) con la frente marchita, se habrá ganado nada y entenderemos que solamente nos dieron … atole con el dedo.

COLUMNAS ANTERIORES