Todo un caballero

Hace 5 años, cuando mi hermano Arturo Brizio aceptó el cargo de presidente de la comisión, los dirigentes de la AMA (Asociación Méxicana de Árbitros) tenían secuestrado no solamente al arbitraje; sino, también al futbol mexicano. Baste mencionar que en marzo de 2017 el torneo fue suspendido una jornada por un “paro” organizado por los colegiados, que provocó una millonaria pérdida a los dueños del balón. A su llegada, cual hábil cirujano, desarticuló el “movimiento”, recobrando el orden institucional

Empezó a trabajar con el material humano que le “heredó” la administración anterior, en donde los hombres de negro eran instruidos por: Edgardo Codesal, Gilberto Alcalá, Carlos González Iribarren, “Paquito” Ramírez y en muchas ocasiones por el salvadoreño Rodolfo Sibrián y el tico Ronald Gutiérrez (instructores FIFA). De modo que, en mi opinión, todos ellos también tienen vela en el entierro, durante la primera etapa, para bien y para mal.

Bueno sería recordar que la función del presidente de la comisión de árbitros no es la de fungir como instructor, de cualquier manera, durante su administración Arturo les trajo a la “crema y nata”, a los más connotados del mundo, para intentar sacar a buey de la barranca: Pierlugi Colina (Italia), Massimo Busacca (Suiza), José María García Aranda (España), Tresaco García (España), Ernesto Filippi y Jorge Larrionda (Uruguay), David Elleray (creador del VAR), Arturo Ángeles (USA) y Enrique Osses de Chile, actual responsable de la preparación técnica de los silbantes, por mencionar a los más conocidos. De buena fuente sé que intentó (esperando que no suene a blasfemia) contratar a “Dios nuestro señor” como instructor; pero el todo poderoso, estaba muy ocupado en otros menesteres de mayor importancia.

A pesar de la renuencia de los dueños del balón, se apoyó o debutó a 12 nazarenos novatos, algunos de ellos ya se están consolidando y pronto darán de qué hablar.

A la Copa del Mundo, Qatar 2022, Argentina lleva 7 jueces. Brasil, España y Francia 6; después, México, empatado con USA, Italia y Alemania, que mandarán 5 representantes. Digo, esto nos habla de que el arbitraje mexicano sigue siendo considerado entre los mejores del mundo.

Mención aparte merece la designación de Karen Díaz, quien gracias a su esfuerzo individual; pero también, al apoyo y el cabildeo realizado por el alto mando arbitral es una de las 6 damas convocadas al magno evento.

Dejando a un lado su labor que ahora termina, estamos hablando de un ser humano de excepción. Tengo la certeza de que no existe persona alguna que haya entablado contacto con Arturo Brizio durante estos cinco años (llámese: árbitro, instructor, empleado de la FMF, futbolista, directivo o periodista) que pueda desmentir que se trata de … todo un caballero.

COLUMNAS ANTERIORES