Es un gran pelotari 

Hace apenas unas semanas, luego de una junta con los dueños del balón, en conferencia de prensa, Mikel Arriola explicó que: “En la Liga MX se implementaría un cronómetro para evitar la pérdida de tiempo”. ¡Órale! 

Los medios de comunicación anunciaron con bombo y platillo la medida, sin ponerse a investigar en qué consistiría el innovador plan. 

En su momento expresé en redes sociales que la FMF debería de ser muy cautelosa al respecto. No faltó el “sabelotodo” que intentó corregirme afirmando que “en todo el mundo y desde hace mucho tiempo se monitorea la pérdida de tiempo”, y efectivamente así es, pero por lo visto no tiene idea de lo que generó la “inquieta cabecita” de don Mikel. 

Al presidente de la Liga MX se le olvidó un pequeño detalle: que México, en materia balompédica, no se manda solo y que para hacer cualquier “experimento” que tenga repercusión en cuanto a las reglas de juego se refiere, debe de contar con la respectiva aprobación de mamá FIFA. 

Lo que se pretende es colocar en el estadio, a la vista de todos, un cronómetro que mida el tiempo que se emplea al realizar los saques de: meta, banda y esquina, para que, si el encargado de efectuarlos se tarda más de lo que ellos mismos vayan a estipular, sea susceptible de ser reconvenido por el árbitro y, en su caso, hasta ser amonestado. 

Me explico: vamos a suponer que la Liga (arbitrariamente) le otorga al guardameta 25 segundos para realizar el saque de meta. Si se tarda más, la primea vez será reconvenido por el árbitro y quizá a la segunda (todavía no ha quedado claro); pero a la tercera, será pintado de amarillo. A la cuarta, de nueva cuenta será reconvenido, para que a la quinta ocasión en que retarde la reanudación del juego, reciba la segunda amarilla y por lo tanto la roja. Y lo mismo harían con los saques de banda y tiros de esquina. ¿Y si el saque no lo hace el guardameta, sino otro jugador cada vez? ¡Unos genios! 

Echando a volar la sinceridad, me parece una locura. Por principio de cuentas, no creo que les den autorización; pero ¡Que lo hagan sin permiso!, a ver qué clase de castigo le meten a México. 

Se ve claramente que el balompié no fue la disciplina de Mikel Arriola, toda vez que su deporte fue la cesta punta o jai alai, que es una modalidad de pelota vasca en donde brilló fulgurantemente; sin embargo, le sugiero que no trate de modificar las reglas de nuestro querido deporte, porque como gente de futbol… es un gran pelotari.

COLUMNAS ANTERIORES