“Indio” Ortega, grande

Gaspar “Indio” Ortega, el peso welter que en los años 50 se convirtió en favorito del público de Nueva York por su “estilo mexicano”, una mezcla de habilidad y agresividad, y que en aquel tiempo peleó contra 13 campeones o ex campeones del mundo, dejó de existir este jueves en su hogar del estado de Florida, a causa de neumonía.

Nació el 21 de octubre de 1935 en Pueblo Nuevo, en Mexicali, Baja California. Su nombre verdadero era Benjamín Benítez Ortega y sus padres eran de origen zapoteco.

La triste noticia fue dada conocer por el sempiterno comisionado de Tijuana, Benjamín Rendón, el mismo que le colocó al “Indio” el cinturón de monarca universal honorario del WBC, cuyo certificado de autenticidad fue firmado por Don José Sulaimán Chagnón, en el Auditorio Municipal de esa fronteriza ciudad, el 17 de agosto de 2013.

“Tijuanita siempre sería mía”, solía decir Gaspar Ortega, quien a los tres años de edad fue llevado por su padre, que era militar, a la que sería su segunda casa.

“Peleó en Nueva York antes de cumplir los 18 años. Su mamá, Sebastiana Ortega, firmó la autorización. Gaspar vivió muchos años en Nueva York y de ahí se fue a Connecticut, y finalmente se trasladó a Florida con su esposa Aída de origen puertorriqueño”, asentó.

“Gaspar conquistó Nueva York y sostuvo 25 peleas televisadas desde el Madison Square Garden, cuando solamente los grandes eventos, como The Beatles y la muerte de Kennedy, eran televisados de costa a costa en Estados Unidos, y todos los combates de él fueron transmitidos así”, evocó el señor Rendón.

Subrayó que “Gaspar era un fuera de serie, en una época en que los bajos fondos no le daban la oportunidad por el campeonato. Triunfó contra campeones y ex campeones de aquellos años; claro, también perdió con varios de ellos, pero abrió a los mexicanos las puertas en Estados Unidos y puso en alto el nombre de Tijuana, que desde entonces ha dado aproximadamente 20 campeones del mundo”.

El “Indio” integró una familia de boxeadores. Félix “Sapo” Ortega, el “Torito” Ortega, Fausto Ortega, Rodolfo y Arturo Ortega.

Su hijo, Mike Ortega, es uno de los mejores réferis de la actualidad desde hace muchos años y ha logrado distinciones por parte del WBC.

“Yo estuve en la inducción de Gaspar Ortega al National Boxing Hall of Fame, en Los Ángeles, en 2015. Él merece un apartado especial en la historia del boxeo mexicano y mundial”, añadió Benjamín Rendón.

COLUMNAS ANTERIORES