Minuto 45

Mexico, 2017-09-12 13:58:01 | Teodoro Cano

El Guadalajara demostró el sábado pasado ante el Pachuca que no se le ha olvidado jugar. Hubo varias razones para que las Chivas volvieran a la vida, después de cinco empates y una derrota para alejarse del sótano e instalarse en el décimo quinto lugar con ocho puntos, con la esperanza de que no haya sido flor de un día y continuar en plan ascendente para llegar a la zona de calificación.

Otra razón que volvieron a mostrar los jugadores del Rebaño Sagrado, fue su actitud y que su entrenado Matías Almeyda por fin pudo contar con la mayoría de su plantel, sobre todo el cuadro bajo en donde ya estuvieron: el portero titular, Rodolfo Cota que está en gran momento, Jesús Sánchez, que se convierte en un atacante más en la banda derecha, Jair Pereira, capitán y líder del equipo en compañía de Oswaldo Alanís y de Edwin Hernández.

En la línea media se sintió a su gusto José Juan Vázquez, al lado de Michael Pérez que es una verdadera hormiga que trabaja en la recuperación y en el ataque. Eduardo López volvió a jugar a tres cuartos de cancha y con el talento que tiene, y sobre todo cuando quiere, es el que le da profundidad a la ofensiva.

Al ataque con libertad de movimiento de la banda derecha hacia el centro, Carlos Fierro que es una verdadera liebre y es de los que más corre mientras este en la cancha y al ataque Rodolfo Pizarro, que, ojalá, deje pelear con el árbitro o con los rivales y que regrese a ser el jugador de talento que lo llevó a que varios equipos de Europa se interesaran En él, de ahí que llegó al Guadalajara en donde, de inmediato, fue el revulsivo al lado de Zaldívar o Alan Pulido, que por cierto, en breve va a regresar a la actividad.

Con la alineación utilizada, vimos a un Guadalajara veloz, alegre y con esa ambición de triunfo que lo llevo a inquietar la portería del “Conejo” Pérez, y que la verdad superó al Pachuca que también echo mano de sus mejores jugadores pero que se estrelló ante el juego de conjunto y la dinámica del Rebaño Sagrado que se llevó un triunfo que refleja lo sucedido en la cancha con marcador de 1-3.

En la jornada ocho el Monterrey mantuvo su calidad de invicto con seis triunfos y dos empates, para instalarse en el súper liderato a pesar de que le costó doblegar a un Necaxa que va en camino de dar guerra y pelear por estar en la zona de calificación.

Otro equipo que se esperaba continuara en plan ascendente, Tigres vio frenada su actividad al no poder jugar ante el Atlas el sábado pasado en el Estadio Jalisco debido a un problema de las pantallas que estaban prácticamente sobre las cabezas de los jugadores y ahora esperar hasta noviembre fecha pendiente para ese partido.

América, que aún no tiene su plantel completo sigue en plan ascendente y se mantiene en el segundo lugar con cinco triunfos, un empate y dos derrotas y el sábado pasado dio cuenta de un Veracruz que tiene como virtud su estado físico que les permite a sus jugadores pelear hasta el último silbatazo y de seguir así, creemos que Juan Antonio Luna y Cristóbal Ortega van tener a sus Tiburones Rojos alejados del fantasma del descenso.

Mientras tanto los Pumas siguen sin brújula y se confirma que no debieron mover de su puesto a Francisco Palencia ya que estaba en el camino correcto para levantar al equipo y meterlo en la pelea por la calificación, pero llegó la desesperación, la porra presionó fuerte y a Paco lo hicieron a un lado para colocar al director deportivo Sergio Egea al frente del equipo y quiso cambiar la forma de jugar y alinear a sus elementos que terminó por desorientarlos y que, dieran pena al no saber ni que hacer.

Movieron la defensiva con Van Rankin, Luis Quintana, José Antonio García y Pablo Jaquez y a Abraham González lo mandaron a jugar por la banda derecha y ahí perdieron a un elemento talentoso que le daba proyección ofensiva, pero en la media pusieron a Marcelo Díaz y David Cabrera en tanto que al ataque estuvieron Alan Acosta, Joffre Guerrón y Nicolás Castillo que se perdió por completo al verse rodeado de tantos jugadores y sin libertad de moverse como a él le gusta.

Lógicamente con un equipo sin idea de lo que iba a hacer fue aprovechado por Xolos de Tijuana que ha ido de menos a más y sacó de CU un triunfo tranquilo de 0-2 para hundir al conjunto universitario en el último lugar, junto con Puebla en la clasificación general, en tanto que aprovecharon para saltar a la zona de calificación al tercer lugar con 13 puntos.

Se dijo que Egea solo sería interino, pero hasta este no se sabe que estén buscando técnico, seguro lo buscan en Sudamérica, pero uno se pregunta ¿y por qué no Hugo Sánchez? Que ya dirigió al equipo Universidad y conquistó dos campeonatos. Da la impresión de que lo tienen vetado.