Ajo y agua

Ajo y agua

Con letras doradas

Cristiano Ronaldo ha grabado su nombre en la historia del Real Madrid, como el máximo goleador del conjunto merengue con la friolera de 450 anotaciones; pero, además, a nivel de selecciones suma un par de conquistas continentales, tras levantar la Liga de Naciones de la UEFA

Cuando parece que ya hemos visto todo de él, Cristiano Ronaldo siempre sale al paso para sorprendernos nuevamente. Hablamos del máximo goleador en la historia de la Champions League, con 126 tantos, más los que se acumulen en la que es su competición predilecta.

Su nombre ha quedado grabado con letras de oro en la gloriosa historia del Real Madrid, como su máximo goleador, con 450 anotaciones.

Por si fuera poco, con él, la selección de Portugal ha conquistado sus dos títulos continentales, tras la coronación del domingo en la nueva Liga de Naciones de la UEFA, y tras la Eurocopa de Francia, que la proclama como la vigente campeona del Viejo Continente.

Sí, los números hablan por sí solos cuando se trata del ahora delantero de la Juventus, que si bien es cierto se quedó con las ganas de anotar en la final frente a la renovada Holanda, también sació su instinto el miércoles pasado, al anotar los tres goles en la victoria frente a Suiza, en las semifinales de la Liga de Naciones de la UEFA, que dicho sea de paso, dejó un buen sabor, con el pase directo a la Eurocopa de 2020, así como la obtención de un título que irá ganando prestigio, como en su momento le pasó a la entonces cuestionada Champions League, cuando surgió a partir de 1992.

Son ya 16 años de carrera profesional en la vida de Cristiano Ronaldo, con quien me identifico por su gran mentalidad y ambición de siempre ser el mejor, de conquistar cuanto trofeo dispute y de brillar en cualquier terreno de juego que pise.

Eufórico, el delantero celebró el domingo con gran seguridad, al indicar que no ha habido una época en la que haya jugado mal. Y le doy toda la razón, pues en su haber existen grandes marcas, individuales y colectivas, como las tres Champions League consecutivas que conquistó con la playera del Real Madrid.

Aunque hay que decirlo, la Liga es una asignatura que dejó pendiente en España, pues en su estancia de 9 años en el Real Madrid sólo consiguió dos títulos en este certamen.

Lo curioso es que dice no vivir obsesionado por los trofeos, algo que cuesta creer cuando lo vemos dentro del terreno de juego. ¿Qué otro título puede ganar? Pues, por lo pronto, el conquistado el domingo, como primer campeón de la Liga de Naciones de la UEFA, le hace dar un paso más hacia el que sería su sexto Balón de Oro, aunque es cierto que se desilusionó por no recibir la distinción como mejor jugador del torneo, lo que finalmente se concedió a su compatriota Bernardo Silva.

Además, habría que agregar la cuenta pendiente que tiene para la próxima temporada en el futbol italiano, en el que es campeón de Liga, pero no ha levantado la Copa ni la Supercopa.

SELECCIÓN NACIONAL

Desde el nombramiento de Gerardo Martino como técnico de la Selección Nacional se ha generado mucha expectativa por saber cómo sería el inicio de este efecto “Tatiano” en cuanto a resultados y funcionamiento del equipo, y cuál ha sido la agradable situación de ver que tanto el funcionamiento como los resultados han sido favorables, sin llegar todavía a encontrar un estilo definido, pero por lo menos hay orden dentro del campo, y este orden tanto táctico como estratégico ayuda para dificultar menos el funcionamiento en estos pocos partidos en que, siendo favorable el resultado de victoria en los cuatro, da confianza y motivación previo al arranque de lo que sí va a significar el inicio tanto de le tensión como de la presión si el juego y los resultados no son favorables en la Copa Oro.

Da la impresión de que el inicio será duro. Y digo duro, no difícil, porque algunos rivales siempre que juegan contra México actúan con mayor intensidad, a veces hasta donde el reglamento se los permite, y esto implica riesgo, temor y en algunos casos hasta miedo a una posible lesión.

Habrá otros rivales que obviamente querrán ganarle a México, que es nuevamente la selección a vencer, tomando en cuenta el bajón futbolístico que han tenido algunos adversarios en cuanto a calidad, talento, y que habían mejorado notablemente, como Estados Unidos, Costa Rica, Canadá, Honduras y Panamá.

Ojalá que México gane esta Copa Oro nuevamente, en especial esta edición que se juega en dos sedes, y ojalá que los dirigentes mexicanos de una puñetera vez tengan fuerza para traer el torneo a México.

Si México no sale victorioso, obviamente empezarán las dudas y por consiguiente empezará a crecer tanto la presión como la tensión que siempre ha existido en esta polémica Selección, en donde reitero que no es por nacionalidad ni por la forma de ser de cualquier técnico, sino que no aceptaré nunca que un entrenador no mexicano dirija a nuestra Selección Nacional por lo que significa para todos nosotros.

¡Que te lo digo yo!

COLUMNAS ANTERIORES
<