Las reglas y los reglazos

Las reglas y los reglazos

En tierra de indios

El próximo sábado 15 e junio, arranca la Copa Oro, que pésale a quien le pese o duélale a quien le duela, se trata del torneo más importante que existe en nuestra “área geográfica”, balompédicamente hablando.

Se tratará de la edición decimoquinta de la competencia, que por primera vez en la historia se efectuará en tres países: Estados Unidos, quien contará con 15 escenarios; además de Costa Rica y Jamaica quienes contribuirán con un escenario cada uno.

Solamente Selecciones de Norteamérica han sido capaces de ceñirse la corona, siendo el equipo tricolor el líder en dicho renglón; toda vez que, se ha coronado en siete ocasiones. Seguido por el equipo de las barras y las estrellas, quien por cierto es el monarca actual del torneo y ha conseguido el título en seis ocasiones. Mientras que, Canadá ha hecho lo propio una sola vez.

El sorteo fue elaborado de manera que sean los Estados Unidos y México, quienes disputen la gran final el próximo 7 de Julio en el Soldier Field de Chicago; sin embargo, en el futbol no hay nada escrito y el diablo puede meter la cola.

México está sembrado en el Grupo A y enfrentará: a Cuba, el 15 de junio en Pasadena, a Canadá el 19 de junio en Denver y a Martinica el 23 de junio en Charlotte; es decir, los van a traer “como calzón de borracha”.

Los silbante mexicanos también estarán dignamente representados por tres colegiados: Adonai Escobedo, “el Cantante” Fernando Guerrero (ambos recién desempacados del Mundial Sub 20 efectuado en Polonia) y por “El Gato” Marco Antonio Ortiz.

También se contará con la participación de dos Asistentes de Línea: Alberto Morín y Miguel Ángel Hernández; así como, con Isabelita Tovar en su calidad de Asesor Arbitral.

Aunque se antoja difícil que alguno de ellos pueda llegar a pitar la gran final; en virtud de que, se necesita neutralidad en todos y cada uno de los partidos, así, en el muy probable (y deseable) caso de que México llegue a disputar el partido por el título, ninguno de los nuestros podría ser quien lo dirigiera.

Los detractores de la Copa Oro se cuentan por docenas y sobra quien la menosprecie; sin embargo, el Tata Martino estará obligado a ganarlo. De no ser así, una bacanal de críticas caerá sobre su persona y entonces va a saber lo que es amar a Dios… en tierra de indios.

 

COLUMNAS ANTERIORES
<