Entre Panamá y México hay cuentas pendientes

Mexico, 2016-11-15 14:44:22 | Redacción ESTO

Noche de futbol con sabor a revancha y redención. Por un lado, el anhelado desquite, con el que sueña Panamá, luego de la polémica eliminación de su equipo en la Copa de Oro 2015. Mas por eso mismo, México necesita redimirse en una demostración de clase, que no deje la menor duda de la superioridad del Tricolor como “Gigante de la Concacaf”.

Duelazo en territorio canalero, y con protagonistas que se frotan las manos por hacer quedar mal a los nuestros. Román Torres, el central que cayó sobre el balón, y que ayudó a que el silbante estadounidense Mark Geiger decretara el polémico penalti contra los canaleros, está contemplado en el once del “Bolillo” Hernán Darío Gómez. También se encuentra, entre los convocados, Luis Tejada, quien conquistaría, en 2005, el golazo de chilena y que ese día, en Copa de Oro, salió expulsado de manera polémica. Aunque la probable incursión del “Matador” Tejada sería más bien a manera de ajuste, porque en el cuadro titular debe figurar Blas Pérez, con pasado en clubes mexicanos.

Pasajes de una rivalidad que ha crecido conforme el futbol del equipo centroamericano ha comenzado a incomodar a los nuestros. Y no sólo a México. Prueba del músculo panameño es el 0-1 sobre Honduras, ocurrido el pasado viernes en el mismísimo Olímpico Metropolitano de San Pedro Sula.

También puedes leer: El Tricolor, invicto ante Panamá en eliminatorias

Y aunque estas selecciones ya se han topado en otras oportunidades, después del 2-1 de México sobre Panamá, en el Georgia Dome de Atlanta, que el Tricolor conquistó en semifinales de la Copa de Oro 2015 –luego del par de penaltis convertidos por Andrés Guardado y que escandalizó a los canaleros por el rigor en la marcación de ambos–, esta es la primera vez que se verán las caras justo en Panamá, donde esta vez los centroamericanos intentarán hacer valer la localía y cobrarse aquella afrenta.

Habrá que hacer notar que en esta ocasión el estratega Juan Carlos Osorio no podrá contar con Guardado –quien es mal visto en territorio canalero por no haber fallado los penaltis, solidario al fair play, ante el evidente error del silbante Geiger–, lesionado en el partido ante Estados Unidos, pero quien viajó con el grupo, en plan de hacer grupo. Tampoco utilizará –por suspensión– a Carlos Salcedo, quien causó baja a partir de la sanción ante los norteamericanos, en la agonía del encuentro en Columbus; ni tampoco echará mano de Carlos Vela, quien por razones familiares dejó la concentración nacional.

También puedes leer:  Frente a los panameños, será turno de Ochoa

De tal suerte, la rotación tendrá que funcionar en torno a dichas ausencias, aunque de antemano ya se habla también de la reaparición de Guillermo Ochoa en la portería, él sí para darle continuidad al extraño estilo del colombiano Osorio respecto al uso de sus jugadores, a manera de motivación. También se habla del descanso a Rafa Márquez.

Más allá del entorno, de la polémica y de la sed de revancha, a México le urge demostrar que ante cualquier adversidad y con toda claridad, sin arbitrajes favorables, es capaz de someter a Panamá en el propio estadio Rommel Fernández. El resultado, además, encaminaría al equipo hacia la perfección, en el inicio del Hexagonal final de la Concacaf, quedando pendientes los encuentros en casa, en la continuación de la eliminatoria rumbo a Rusia 2018, a resolverse en el próximo año 2017.