Morelia ganó y hunde a Veracruz en la porcentual

Mexico, 2017-03-04 21:59:06 | Tonatiuh Guerra

Foto: Érik Estrella

¡Por fin! Monarcas dejó el sótano porcentual. Los purépechas dieron el partido de su vida dejando alma, corazón, sudor y lágrimas en la cancha para vencer a Veracruz por la mínima diferencia 1-0 con anotación de Raúl Ruidíaz y así recomponer el camino.

El tanto de la “Pulga” hizo que los Tiburones se hundieran en la porcentual quedándose en el último lugar del cociente con 105 puntos por 106 de los purépechas. 

El panorama para los escualos luce complicado, pues la próxima semana se medirán a Puebla, rival directo en el tema del descenso, pero para su desgracia y por el veto de sus estadio no podrá contar con el apoyo de sus público; mientras Monarcas también tendrá una dura visita en Pachuca ante el líder 

También puedes leer:Caute” y Cruz Azul, tranquilos tras la victoria

EL PARTIDO

Con ballestas en mano Monarcas salió decidido a pescar a un Tiburón que no mordió el anzuelo y se defendió con dientes y aletazos.

Desde el silbatazo inicial de Marco Antonio Ortiz, el equipo de Roberto Hernández mostró sus deseos de abandonar el sótano porcentual, por lo que inmediatamente los purépechas se convirtieron en dueños y amos de la pelota y comenzaron con los embates a la meta de la “Tarántula” Gallese, quien movió a la perfección a su zaga y despejó todo el peligro ahogando el grito de gol en las miles de gargantas que se dieron cita en el Coloso del Quinceo para alentar a los michoacanos.

El tiempo transcurría y los jarochos buscaban quitarse la presión de los locales, pero Aldo Rocha y Rodrigo Millar “secaron” por completo al “Cacha” Arévalo y a Pellerano, quienes no les vieron ni el polvo, desatando la furia del “Maestro” Reinoso, quien con manotazos y gritos exigía mayor atención y compromiso, pero los alaridos de Carlos fueron en vano, ya que durante el primero lapso fueron claramente dominados.

Debido al dominio moreliano el cancerbero veracruzano se erigió como la figura del encuentro. En un tiro de esquina a segundo poste, Millar apareció completamente solo y metió un cabezazo que se estrelló en la mano del “Pollo” Briseño; el rebote le quedó a Sebastián Vegas, quien sacó un fogonazo a quemarropa, el cual a una mano, el peruano contuvo para que Leonardo López despejará el peligro. Al salir el esférico los michoacanos corrieron para reprocharle al colegiado la mano del defensor jarocho, pero el nazarenos indicó que fue sin intención, situación que desató los gritos del respetable como “vendido”.

Con emociones y un par de grandes atajadas culminó un primer tiempo donde la visita únicamente se paseó y con unos purépechas que intentaron con la velocidad de Andy Polo y Jefferson Curo abrir el cerrojo escualo, pero toda intención fue cortada por la defensa.

PESCADORES MICHOACANOS

Durante el descanso el “Maestro” regañó a sus pupilos por lo que desde el arranque del complemento los jarochos intentaron responder, así que Reina intentó sorprender de larga distancia a Rodriguez, quien contuvo el disparo de Ángel. Lalo Herrera intento por arriba, pero Loeschbor y Achilier tuvieron su mejor noche y borraron a “Grande”, motivo por el cual Reinoso lo sacó del campo.

Conforme el minutero se acercaba al final del encuentro Morelia se volcó al frente e intentó por las bandas con desbordes de Cuero, quien envió un tiro centro qué pasó el área y nadie llegó a rematar.

La recompensa a la entrega y a la lucha llegó para los michoacanos. Loeschbor sacó al “Messi” que lleva dentro y comenzó a quitarse a zagueros jarochos, pero Álvarez detuvo al michoacano con una clara falta por lo que el colegiado marcó penalti.

Raúl Ruidíaz tomó el esférico, lo colocó en el manchón penal y cobró con un potente disparo para doblegar a su compatriota Gallese y de esa forma estremecer los cimientos del Quinceo, quien sacó su furia con el grito de ¡goooool! Anotación que le los sacó del fondo porcentual.

Tras la anotación, los escualos comenzado apretar en todos los rincones de la cancha, por lo que el duelo se niveló y se convirtió en un vaivén de emociones. 

En un contragolpe michoacano, Cuero tuvo para marcar el segundo, pero su disparo culminó el la fila 32.

Los minutos finales fueron trepidantes, emocionantes, no aptos para cardiacos, pues Valdés entró solo al área y centro para Zárate, quien remató de primera intención, pero Gallese desvió y la pelota se estrelló en el travesaño gracias a un cabezazo de Briseño.

Con el silbatazo final del colegiado, Monarcas abandonó el sótano porcentual dejando a los escualos como últimos para así generar la ilusión y felicidad de sus seguidores.