José Romero Pompa no ve a los Bravos, los siente

Mexico, 2017-05-15 11:12:14 | Redacción ESTO

 

Por Gerardo García
Fotos: Gerardo García

Mientras la bola vuela sobre el jardín central del Estadio Domingo Santana,  José Romero Pompa, aficionado de los Bravos de León, tiene varias certezas: sabe que es invidente,  que tiene una licenciatura en derecho, que es terapeuta, pero sobre todo sabe que la pelota se volará la barda. Todo es tal y como él lo dice, “el beisbol es lo máximo, es un deporte para inteligentes”, aunque debería agregar que también es para valientes, que es la disciplina de los guerreros, de los que no se rinden. José no tiene obstáculos que lo detengan.

Sentado al filo de su butaca presencia absorto el encuentro de beisbol entre los Bravos de León y Olmecas de Tabasco. Todo transcurre con normalidad hasta que después del batazo, José se anticipa; es el único que se pone de pie y ya celebra con los brazos arriba, efectivamente, fue un home run.

La visión de José en su infancia era del 15 por ciento y en el 2004 la perdió completamente a consecuencia del glaucoma que padece de nacimiento. Eso no fue impedimento para que estudiara la licenciatura en derecho; después se hiciera especialista en masajes relajantes mientras seguía disfruntando de la pasión más grande e importante en su vida: el beisbol.

También puedes leer: ¡Inmortal! Derek Jeter es homenajeado

A pesar de todo, el hecho de no poder ver no afecta la emoción que le genera estar en el graderío del Domingo Santana. De hecho todos sus demás sentidos se agudizaron, dice que puede distinguir sólo por el sonido de un batazo, si será un hit o si se volará la barda. También sabe a dónde va e incluso cuando la pelota bota por el pasto.

Cuenta con orgullo que la maestra Josefina Hurtado,  directora de la escuela especial a la que asistía continuamente decía a los padres de familia “suelten a los muchachos para que no dependan de ustedes”. José se tomó muy en serio el consejo y fue desde ese entonces que  se hizo cada vez más independiente.

Sin miedo ni limitantes extra disfruta apasionadamente del beisbol, conoce a detalle los resultados de la liga, estadísticas y por supuesto el andar de su equipo, sabe lo que le falta a la organización leonesa. “A los Bravos les he criticado que le faltan relevistas aunque sé que la directiva ya está trabajando en ello”, comenta.

También puedes leer: Julio Urías sufre primer revés con Dodgers de LA

No falta a ningún partido, es un aficionado modelo como el que cualquier equipo quisiera tener. De hecho ya está por adquirir su segundo jersey oficial. “El sábado me compraré el nuevo jersey, primero compraré el blanco y después el amarillo”.

Pero eso sí, tiene un par de peticiones especiales para la directiva de los Bravos. “Me gustaría que el sonido local anunciara con cuál uniforme saltan al campo los jugadores, que pusieran un sonido especial cada vez que conecten un home run y que transmitieran por la radio los partidos de los Bravos”. José no quiere perder más detalles y vuelve a concentrarse en el juego para celebrar, al menos un par de veces más, los cuadrangulares antes que nadie.