Senador o boxeador, el dilema de Pacquiao

Mexico, 2017-07-04 11:38:56 | José Luis Camarillo

Con su estilo raro, aunado a una extraordinaria condición física y un espíritu de guerrero indómito, el australiano Jeff Horn, de 29 años, logró convencer a tres jueces que deberían proclamarlo nuevo campeón mundial welter de la WBO a costa de un robo contra el senador filipino Manny Pacquiao después de 12 fragorosos y ríspidos asaltos, y así pasará a la historia.

El Pacquiao del reciente fin de semana fue la otra cara del que vimos en noviembre de 2016 en Las Vegas, cuando le arrebató esa misma faja al estadounidense de origen mexicano Jessie Vargas. El joven Jessie una vez tuvo cerca del nocaut a Timothy Bradley, pero éste recibió la ayuda providencial del réferi que suspendió la pelea a ocho segundos de sonar el campanazo final, bajo el argumento de que el griterío del público le hizo confundirse.

Dicen que no se puede estar en misa y repicando. Esto se aplica porque hace tiempo que Pacquiao toma muy en serio sus deberes de senador.

No creemos que el Pacman esté acabado. Pero nunca se termina de aprender y el sábado el ídolo tagalo agregó a su acervo pugilístico que debe prepararse para cualquier rival como si fuese contra el mejor.

El profuso sangrado de Manny causado por dos tajos abiertos a cabezazos (en los asaltos 6o. y 7o.) en ambos lados de su cabeza, definitivamente afectó su visión. Eso, aunado a que no iba al ciento por ciento de su real forma física y a que se encontró con un rival que se le fue encima desde el primer round, decidido a dar la mejor pelea de su vida y a usar toda clase de recursos, inclusive algunos de lucha libre, dio el margen suficiente para que le escamotearan la victoria. Jeff fue herido en la ceja derecha por un golpe limpio en la cuarta vuelta.

Ahora, por primera vez, se leen mensajes en las redes sociales que manifiestan el sentir de muchos de que Manny “está cerca del retiro”.

Nosotros recomendamos esperar a la revancha.

También puedes leer: Con polémica, Horn arrebata título a Manny Pacquiao

CREYENTE

Freddie Roach, entrenador de Manny desde 2001, lamenta que no tenga nocauts en más de siete años. “Me encantaría que trajera de vuelta ese instinto asesino y fuera por el nocaut. Sé que no lo hemos hecho en mucho tiempo, y la Biblia tiene mucho que ver en eso, y es muy duro lidiar con la Biblia. Deseo que sea el de antes, porque era un producto muy caliente cuando noqueaba”, declaró Roach al programa On The Ropes.

Tras que Pacquiao experimentó en las antípodas su séptimo tropiezo en una carrera de 68 peleas, Roach, admite que quizá haya llegado el momento de que su alumno cuelgue los guantes. “Tendré una larga plática con él, porque pienso que ser senador, ser peleador, probablemente ambas cosas sean demasiado. Yo estoy un tanto en un punto central, porque no peleó mal, lo hizo bien en algunos rounds. Lo que pasa es que no tuvo la consistencia suficiente para lo que yo quiero”, dijo Freddie.

Hablaré con Manny acerca de retirarse algún día. Posiblemente este sea el momento”, agregó.

El promotor Bob Arum también piensa que el disminuido rendimiento del Pacman contra Horn obedezca a su dualidad de actividades, ambas exigentes.

“Creo que no puedes pasar mucho tiempo como senador y esperar que seas un peleador de clase mundial”, declaró Arum a RingTV.

Por lo demás, Arum, su esposa Jinkee y sus hijos retornaron al día siguiente a Filipinas, donde Manny tuvo un recibimiento con honores militares. Como todo un caballero, Manny puso en Twitter: “Muchas gracias por todo su apoyo y felicitaciones a Jeff Horn, ¡Dios es bueno!”.

EL APUNTE

Mientras que Pacquiao, excepto los dos cortes mencionados, lució un rostro sin mayores daños, la imagen de Horn era muy distinta poco después del combate. Recostado, con una bolsa con hielos en su cabeza, mostraba los estragos del supremo esfuerzo que le costó absorber 182 impactos, 123 de ellos de poder. Según Compubox, Pacquiao acertó con su castigo en 32 por ciento de los 573 impactos lanzados, contra 15 por ciento de efectividad de Horn (pegó 92) en 625 intentos.