Los rejoneadores Hernández hacen historia, alistan cuarta generación

Por Marysol Fragoso

Fotos: Cortesía Jorge Hernández y Emilio Méndez

Ganarse un lugar y un nombre de peso en el gusto de los aficionados y en la historia del toreo es muy complicado, lograr que ello perdure a gran nivel y se mantenga durante varias generaciones es una tarea titánica. Se requiere vocación, entrega, trabajo, disciplina, constancia, técnica, amor a la profesión y una dosis de suerte.

RECIBE EN TU CORREO LAS MEJORES NOTICIAS DEPORTIVAS, SUSCRÍBETE AQUÍ

Por ello, el surgimiento de las dinastías en la tauromaquia es muy valioso. En México son varias las existentes en lo que respecta al toreo a caballo o rejoneo: Los Hernández, Los Louceiro, Los Funtanet, Los Santos, Los Arruza, Los Serrano, Los Gamero, Los Aloi. Entre estas, la familia de los Hernández, radicada en San Luis Potosí, es más longeva y la que cuenta con mayor número de integrantes.

Pepe Díaz confía que “México busca un Torero” relanzará su carrera

El exponente actual de esta familia de a caballo es el rejoneador Jorge Hernández Gárate quien empezó a montar a los cinco años de edad y a los nueve tomó parte en su primer festival taurino. Cuenta con una trayectoria de 17 años con alternativa. Vive en su ganadería en San Luis Potosí, donde todo apunta que su hijo de seis años, Jorge Hernández García, seguirá sus pasos en los ruedos para representar a la cuarta generación, pues ya coloca rejones, durante la monta conjunta con su orgulloso y feliz padre.

Hernández Gárate es un centauro que pertenece a la estirpe que encabezó su abuelo Don Jorge Hernández Espinosa quien siempre estuvo vinculado con el mundo del caballo, viajó a Portugal, donde compró caballos para torear y aprendió la técnica del rejoneo. Tomó la alternativa en 1965, de manos de una de las grandes figuras mundiales: Joao Mestre Batista.

Inculcó a sus hijos la afición por los caballos y el toro, ante lo cual, dos de ellos decidieron abrazar la misma profesión: Jorge Hernández Andrés (padre de Jorge) y José Antonio Hernández Andrés. Ambos fueron destacados exponentes del llamado Arte de Marialva, debido a su buena monta y la pureza con la que siempre ejecutaron sus faenas.

Jorge Hernández Andrés debutó a temprana edad. Únicamente contaba con once años cuando participó en un festival, tomó la alternativa en Ciudad Juárez de manos de Gastón Santos, Le heredó la afición a su hijo mayor: Jorge Hernández Garate, quien ha llevado muy en alto el apellido de esta dinastía de toreros a caballo. La última ocasión que Jorge alterno con su padre y con su tío fue en la plaza de toros Frascuelo de la localidad potosina de Cedral, el 14 de agosto del 2009.

Existe otro miembro que forma parte de esta familia, el rejoneador Sebastián Torre Hernández, nieto de don Jorge Hernández Espinosa, quien recibió la alternativa el pasado 7 de febrero de 2020, de manos de Pablo Hermoso, en la capital potosina.

En San Luis Potosí, Gastón Santos (19311959) fue un magnifico rejoneador que toreó mil 348 corridas y fue protagonista de una docena de películas y dio lugar a otra dinastía; toda vez que su hijo, del mismo nombre y apellido también hizo carrera, debutó en 2001 y desarrolló un digno papel. El primo de este: Rodrigo Santos estuvo activo desde que debutó en 1987, hasta su despedida en el Plaza México en 2016. Toreó casi mil corridas.

El incomparable Carlos Arruza, ejerció el rejoneo tras haberse separado de los ruedos, como torero de a pie. Su hijo Carlos Arruza Vázquez también fue rejoneador hasta que el pasado 7 de enero de 2021, falleció a los 67 años.

Otra saga de rejoneadores que tiene trascendencia en nuestro país, es la que fundó el portugués Don Pedro Louceiro, ya que su hijo Pedro Louceiro II, también practicó este arte taurino; así como sus nietos Pedro Louceiro III y Diego Louceiro. Este último se presentó en la Plaza México en octubre de 2019.

 

LOS RUÍZ LOREDO

María Eugenia, Graciela y Arturo Ruíz Loredo fueron considerados niños rejoneadores a la usanza mexicana. Su padre les despertó el gusto taurino y debutaron en Ciudad Juárez, Chihuahua, al lado de los matadores Andrés Blando y ‘El GüeroGarcía, el 4 de mayo de 1958. Ese mismo año se presentaron en la Plaza México.

Previamente, el matador Rodolfo Gaona, en mayo de 1957, les otorgó el doctorado en una ceremonia insólita que se realizó en el Toreo de Cuatro Caminos. Posteriormente, esta terna de hermanos formó una escuela de rejoneo al estilo mexicano. Arturo alternó con toreros como Silverio Pérez, José Ramón Tirado y Joselito Huerta. Años más tarde se convirtió en matador de a pie y recibió el doctorado el 15 de junio de 1969, en Tijuana.

 

 

FICHAS

 

Jorge Hernández Espinosa

Lugar y fecha de nacimiento: Ciudad de México 1931

Alternativa: Tomar, Portugal, el 20 de junio de 1965, Su padrino fue Joao Mestre Baptista, en corrida mano a mano. Ganadería: Joao Gregorio

Debut en la Plaza México: 4 de abril de 1976, con el toro «Charro» de la ganadería de Xajay. Alternó con Carlos Arruza (hijo) y Jorge Hernández Andrés.

Fallecimiento: Houston, Estados Unidos, el 29 de diciembre de 1980.

 

Jorge Hernández Andrés

Lugar y fecha de nacimiento: Ciudad de México, 9 de enero de 1956.

Alternativa: Ciudad Juárez, Chihuahua, el 7 de junio de 1973. Padrino: Gastón Santos, en corrida mano a mano. Ganadería: Casablanca

Confirmación en la Plaza México: 4 de abril de 1976, con el toro:“Ponciano” de Zotoluca. Padrino: Jorge Hernández Espinosa. Testigo: Carlos Arruza hijo.

Fallecimiento: San Luis Potosí, el 16 de febrero de 2018

 

 

José Antonio Hernández Andrés

Lugar y fecha de nacimiento: San Luis Potosí, 1 de marzo de 1968

Alternativa: El Toreo de Cuatro Caminos, Edomex., el 7 de enero de 1995, con el Toro: «Ahorrador», de La Guadalupana. Padrino: Jorge Hernández Andrés. Testigos: Gerardo Trueba, Enrique Fraga, Rodrigo Santos y Giovanni Aloi.

Confirmación en la Plaza México: 3 de febrero de 1996, con el toro “Carisma”, de Los Ébanos. Padrino: Gerardo Trueba. Testigos: Enrique Fraga y Rodrigo Santos

 

Jorge Hernández Gárate

Lugar y fecha de nacimiento: San Luis Potosí, 24 de octubre de 1984.

Alternativa: San Luis Potosí, el 21 de marzo de 2004, con el toro “Dinastía”, de Puerta Grande. Padrino: Pablo Hermoso de Mendoza. Testigo: José Antonio Hernández.

Debut en la Plaza México: 30 de enero de 2005.

 

Funtanet, un legado a la vanguardia

 

El pilar de esta dinastía fue el empresario, ganadero de lidia y torero de a caballo, don Eduardo Funtanet Martí (fallecido en 2008). Los hijos de este: Eduardo y Francisco Funtanet Mange empezaron a practicar este arte a caballo, antes de haber cumplido diez años de edad. Ahora, sus nietos José y Javier engrandecen su legado en los ruedos.

Don Eduardo fundó su casa de crianza del toro de lidia en 1973. Lidió por primera vez en Mérida, Yucatán, el 8 de marzo de 1981. Se presentó en la Plaza México, con un encierro para novillada, el 10 de octubre de 1982. Tres años más tarde envió su primera corrida, era el 10 de febrero de 1985; la torearon Antonio Lomelín, Mariano Ramos y El Niño de la Capea. Para 1997 importó de España 23 vacas y dos sementales, de las líneas Parladé y Santa Coloma. Posteriormente, fue vendida al matador Enrique Fraga.

El rejoneador Eduardo Funtanet nació en 1962. Se presentó en la Plaza México, el 10 de octubre de 1982. Ahí, recibió el doctorado el 24 de marzo de 1985. Su padrino fue Don Pedro Louceiro. Lidió al toro llamado ‘Hilachito‘, de Rancho Seco. Perdió la vida trágicamente, tras un percance acontecido, el 18 de marzo de 1997 en el máximo coso del país.

En la actualidad, los hijos de Francisco Funtanet Mange: José y Javier, están en la ruta para consolidar sus nacientes y bien cimentadas carreras en el mundo del toreo a caballo.

Serrano: al maestro, con amor

La familia Serrano también se decanta hacia la tercera generación a través del hijo varón de la rejoneadora Mónica Serrano, quien, de su abuelo, Don Ramón Serrano, figura del mundo taurino a caballo en los años 70 ‘s y 80’ s, le llega la vocación por herencia y genética directas.

“Representar en el mundo del toro el apellido Serrano, es todo un reto; primero porque mi padre es un verdadero maestro en el rejoneo y la doma, lo cual me inculcó desde el principio, es decir: el toreo de verdad, de frente y en distancias donde está la emoción, la que hace vibrar los tendidos; y luego, por ser parte de su escuela. Estar a su lado siempre ha sido la mejor enseñanza y el mejor regalo. Es un orgullo escuchar de la gente que sus quiebros son únicos y que lo recuerdan al ver los míos”, señaló Mónica Serrano, quien debutó en 2001 y se presentó en La México, el 14 de agosto de 2005.

Los Gamero y los Aloi dan un paso al frente

Entre un cortijo en el Ajusco y un rancho en Aguascalientes, se va forjando la preparación de los hijos de Emiliano Gamero. Encabezados por Macarena, la mayor, quien desde los cuatro años ya realizaba quiebros a lomos de los caballos de su aguerrido padre, ante el gusto de su abuelo, el también rejoneador Don Guillermo Gamero, quien se doctoró en Mazatlán, Sinaloa, el 8 de abril de 1993. La ceremonia para Emiliano se desarrolló el 4 de marzo de 2011 en Toluca, Edomex., de manos de Diego Ventura.

Por otra parte, el rejoneador y ex piloto de autos Giovanni Aloi, tiene dos hijos con vocación torera: Fauro, quien realiza campaña como novillero que torea a caballo y Bruno, que se prepara en la Escuela Taurina de Madrid, España, para ser novillero de a pie.

🔊🔊Escucha nuestro podcast🔊

Emiliano Gamero volverá a torear en Europa

El rejoneador empezará a sumar en México; lo espera Aguascalientes

Miguel Aguilar se dice listo para convertirse en matador de toros

Estoy preparado, quiero demostrar que soy capaz de pelear una posición en el mundo de la tauromaquia, dijo en entrevista con ESTO

Mi alternativa en la Plaza México es una recompensa: Juan Pedro Llaguno, torero queretano

Será en la Plaza México durante la primera corrida de la feria de aniversario 75-76

Fauro Aloi lidera el escalafón del rejoneo en México

Es el primer mexicano en la reciente década en abrirse paso hasta la cima en el 2021

NOTICIAS