¡Por la historia! El “Titán” va por los 2 mil imparables

Mexico, 2017-05-23 11:02:13 | Alfredo Valverde

 

Tras unos días en la lista de lesionados, el primera base mexicano de los Dodgers de Los Ángeles, Adrián González está listo para hacer historia en Grandes Ligas, al buscar convertirse en el primer pelotero nacional en alcanzar los dos mil imparables y desbancar a su compatriota Vinicio Castilla del liderato de cuadrangulares para un jugador nacional.

Ingresó por primera vez en su carrera a la lista de lesionados, eso ocurrió el viernes 5 de mayo, tres días después cumplió 35 años de edad. Está en su penúltimo año de contrato por siete años y 154 millones de dólares que firmó en el 2012, en su segunda temporada con los Medias Rojas de Boston.

No había estado jugando al cien por ciento, por molestias en su codo y en su espalda.

Su regreso se dio este fin de semana, cuando la novena californiana recibió a los Marlines de Miami y tras regresar el viernes con una carrera producida, el domingo bateó de 4-3 con par de dobletes y tres impulsadas más.

“El primer mes, por lo que fuese, me molestaban las piernas, la espalda, el antebrazo. Cuando tienes todo eso jugándote en contra, pues es duro”, dijo González al concluir el partido del domingo. “Luchar contra eso no es una buena receta”.

El también llamado “Titán” ha sido seleccionado al Juego de Estrellas en cinco ocasiones, ha ganado cuatro veces el guante de oro y en un par de ocasiones el bat de plata.

También puedes leer: Gallardo, Estrada y Osuna destacan en Grandes Ligas

ÚLTIMO OBSTÁCULO

Actualmente Adrián es el único pelotero mexicano en la gran carpa que no es pitcher, y aunque hay algunos jugadores nacionales en ligas menores, ninguno tiene el poder que el tijuanense. Apenas él comenzaba su aventura en Grandes Ligas, cuando Vinicio Castilla, Erubiel Durazo, Karim García, Jorge Cantú mostraban su poder. Solamente Vinicio pudo jugar 16 campañas en Ligas Mayores y acumuló 320 jonrones que lo sitúan en el lugar 114 de todos los tiempos. Adrián aparece en el sitio 129.

Alcanzar y superar la marca del oaxaqueño Castilla, lo convertiría en el mejor bateador mexicano de todos los tiempos, porque es lo único que le falta por hacer, al dominar los demás departamentos de hits, carreras producidas, dobletes.

Foto: Archivo ESTO

AVISO

Hace un año, el poder de Adrián ya venía a la baja, cuando conectó 18 jonrones, después que en el 2015 lograra mandarla del otro lado de la barda en 28 ocasiones. En sus dos primeros años de su carrera 2004 y 2005 con los Rangers de Texas apenas acumuló siete bambinazos, uno en su primera temporada y seis en la siguiente.

La mejor campaña fue en el 2009 con los Padres de San Diego donde disparó 40 cuadrangulares para convertirse apenas en el segundo mexicano en conseguirlo, ese mismo año acumuló 119 bases por bolas -líder de ese departamento.

 

POR CUMPLIR

Durante los entrenamientos primaverales, Adrián dejó de jugar en varios encuentros por diversas molestias, incluso se pensó que no representaría a México en el Clásico Mundial, que se desarrolló en Guadalajara.

El compromiso de vestir la franela tricolor fue mayor, quizá porque su hermano Édgar era el manejador, pero se le vio fuera de forma, incluso el público tapatío se metió con él en los partidos ante Italia y Puerto Rico.

Además significaba su cuarto clásico, algo que muy pocos jugadores pueden presumir, estar en todos los torneos.

SUS INICIOS

El nativo de Tijuana, BC, por sus grandes facultades para jugar el beisbol tuvo la oportunidad de realizar sus estudios en la Unión Americana, por ello fue seleccionado el 5 de junio del 2000 por los Marlines de Florida (ahora de Miami) en la primera ronda del draft amateur y un día después firmó con ellos.

Rangers de Texas lo adquirió el 11 de julio del 2003 y en el trueque dio al relevista venezolano Ugueth Urbina. Miami también soltó al jugador de ligas menores Will Smith y Ryan Snare.

Aunque con los texanos pudo cumplir el sueño de todo jugador, debutar en la gran carpa, poco jugó y en enero del 2006 tuvo que volver a empacar sus cosas para mudarse ahora con los Padres de San Diego, quienes le darían la oportunidad de establecerse en las Ligas Mayores y terminó adueñándose de la primera base. En el cambio también incluyó a sus compañeros Terrmel Sledge y Chris Young por el japonés Akinori Otsuka, Adam Eaton y Bill Killian.

Los frailes no tenían la intención de ofrecerle un contrato millonario al mexicano y cuando le restaba solamente una temporada antes de declararse agente libre, lo enviaron a los Medias Rojas de Boston el 6 de diciembre del 2010, por tres jugadores, entre ellos Anthony Rizzo.

Comenzó la campaña del 2012 con las Medias Rojas, pero su directiva hizo malas inversiones, le dio 142 millones de dólares al jardinero Carl Crawford por siete campañas un año atrás y su rendimiento jamás fue el deseado, por lo que darle 154 millones al mexicano por los mismos años, no les fue tan difícil.

Boston aprovechó que los Dodgers estrenaban propietarios dispuestos a invertir millones de dólares y los convencieron para realizar un múltiple cambio, se desprendieron del lanzador Josh Beckett, y los bateadores Carl Crawford, Nick Punto y Adrián, por cinco jugadores.

 

NO SE EQUIVOCÓ

Recordamos una visita que hicimos a San Diego, donde a primera hora se enfrentaron los Marlines de Miami frente a los Padres de San Diego, para después jugar Potros de Tijuana ante los Diablos Rojos del México. Al concluir el duelo de equipos ligamayoristas, ingresamos al clubhouse de los frailes para hablar con Vinicio Castilla, y a unos cuantos casilleros del oaxaqueños se encontraba el de Adrián. Vinicio era el pelotero del momento, pero él mismo nos comenzó a la hora que González se despidió de él, que no lo perdiéramos de vista que sería un gran jugador y no se equivocó.

También puedes leer: Estrada recetó doce chocolates

EN LA MIRA

Adrián tiene todavía un año garantizado que obtendrá 22’357,00, pero eso no le garantiza su permanencia con la novena californiana y menos como los equipos se han manejado en los últimas temporadas, donde muchos de ellos quieren aligerar sus nóminas o porque el rendimiento de sus peloteros ha ido a la baja y antes de que otra cosas suceda, prefieren sacarle provecho a la fama de su jugador para cambiarlo de club.

TOP TEN

Dieciocho imparables -hasta el domingo- lo separaban de ser el primer mexicano en arribar a la cifra de los 2,000 hits y entre los peloteros activos ocupa el noveno lugar entre los jugadores con más indiscutibles.

Compartió el liderato de hits en el 2011 de la Liga Americana con Michael Young al dar 213.

También se sitúa entre los mejores cañoneros en activo dentro de los mejores diez, y sin dar ningún cuadrangular esta campaña se mantiene en la séptima posición.

Adrián puede presumir que es el pelotero mexicano mejor pagado, y el sexto de la Liga Nacional, donde su compañero Clayton Kershaw obtiene 35’571,429 de dólares.