Renata Masciarelli, americanista de corazón que rechazó a Chivas y Atlas

IVONNE ALMARAZ 
FOTOS: OSWALDO FIGUEROA
Si hay una jugadora que no necesita presentación dentro de la Liga MX Femenil es Renata Masciarelli. Y es que, la guardameta de las Águilas se ha hecho de un lugar en el certamen gracias a sus vuelos y atajadas de ensueño, los cuales iniciaron en el 2019 cuando la nacida en Guadalajara, Jalisco, fue fichada por América. Ahí empezó el romance y el club logró su cometido al flechar a la futbolista: “Siempre que intento ponerle palabras a lo que siento de portar este escudo es muy difícil porque es algo que no experimentas hasta que te toca estar aquí. Jugar en el América es inigualable, no se puede comparar”, dijo sonriente.
“Yo me siento como en casa, la verdad que le tengo muchísimo cariño a la institución y hoy en día puedo decir sin ningún problema que soy americanista”, agregó.
Masciarelli viene de una familia donde la pasión por el futbol es inigualable, lo que no es coincidencia ya que su papá (Gerardo Masciarelli) y su tío (Roberto Masciarelli) pasaron por las filas del Atlas, sin embargo, ni el antecedente en apoyo a los rojinegros le impidió irse a Coapa: “Cuando regresé de Estados Unidos lo ideal era irme a Atlas, incluso tuve un acercamiento con el profe Samayoa y ya estaba como que del otro lado para que fuera y me viera un poco más, pero luego me llega la invitación del América porque  Ceci se iba a ir al PSV y Atlas pues ya no”, contó para ESTO.
“No sé si fue la confianza que tenía hacia el profe Cuéllar, él que también conocía mi trabajo o que tenía a más amigas acá, pero la final decidí venir al Nido y honestamente fue la mejor decisión que he tomado”, compartió.
Pero no solo el cuadro de La Academia tenía en la mira a la guardameta, ya que Chivas también hizo lo propio, aunque de poco sirvió ya que su destino estaba en la capital junto a las cremas: “Tuve ese acercamiento con Nelly Simón, pero por cosas del destino no se concretó. Lo que sí recuerdo es que ya cuando tenía la oferta de venir al América estábamos en una comida, llegó mi tío, le conté y lo primero que me dijo fue: ¿Cuándo te vas? Porque al América no le dices que no y lo mismo mis primos, entonces siento que ese fue el pequeño empujón que me hacia falta”, recordó para el Diario de los Deportistas.
La seguridad que transmite la tapatía es inigualable y aunque hoy vive su mejor momento como titular en el once de Craig Harrington no todo ha sido fácil: “Las lesiones me han seguido un poco en mi carrera, pero gracias a mi familia he podido salir de ellas, no se ha acabado mi carrera, no me siento menos, estoy bien y eso se debe también a los doctores y preparadores físicos de acá. Si ha sido difícil y en especial tengo una que me marcó mucho que la que me hizo perder un Mundial Sub-20 y un par de temporadas con la Universidad, esa la lesión de ligamentos cruzados muy jodida, pero la verdad es que si no sales fortalecida de ese tipo de cosas que más te va a fortalecer, entonces si fueron baches muy grandes, pero me supe levantar y hoy tengo una fortaleza mental más grande”, finalizó.

PENSÓ EN ABANDONAR EL NIDO 

No es un secreto que la portería es una de las posiciones más exigentes dentro del balompié, pero además, puede llegar a tornarse injusta, ya que contrario al resto, solo uno(a) puede ser titular. Consciente de ello, Renata Masciarelli no paró y trabajó hasta hacerse de su lugar en el once de las Águilas, aunque ya en confianza con ESTO, reveló que al no tener minutos, hubo un momento de incertidumbre que la hizo pensar en su salida del Nido: “Es muy jodido en ese aspecto para las porteras porque no es como que puedas tener a una un partido y después a otra en el siguiente ya que cortas mucha continuidad. Hay que ser muy pacientes. Yo estuve un año y medio sin jugar, por ahí tuve dos juegos que ni tan exigidos eran, entonces fue muy difícil y la verdad hubo un momento en el que ya pensaba la salida del club porque no veía muy claro cómo podía crecer aquí”, dijo.

Recibe vía WhatsApp todas nuestras noticias, manda la palabra ALTA en este enlace

“Ya después pasaron cosas del futbol que fue la lesión de Jaidy y lo que parecía un partido se tornaron creo que siete los cuales me tocaron jugar y a lo que atribuyo que me pude afianzar fue que no dejé de trabaja”, agregó tras recordar.
La nacida en Jalisco, se unió a las filas del América en el Apertura 2019, pero fue hasta ahora que pudo acumular los 17 cotejos disputados de la fase regular: “En ese año y medio si fue muy difícil la paciencia de venir todos los días y saber que no ibas a tener la oportunidad el fin de semana y de verdad lo entiendo porque ahora tengo compañeras que lo están viviendo y yo estuve ahí, pero gracias a mis profes, compañeras y familia que fueron ese soporte estoy aquí”, siguió. “Recuerdo muy bien que me decían tú trabaja que si no va a ser aquí será en otro lado y al final lo que aprendas te va rendir y afortunadamente no paré”, selló.

🔊Escucha nuestro podcast🔊

Liga MX Femenil: Katty Martínez se estrena con gol en victoria de América sobre Pumas

La delantera debutó este sábado con las Águilas y enseguida mostró su efectividad

Liga MX Femenil: ¿Katty Martínez debutará con América? Harrington lo aclara

La delantera mexicano se perdió la primera jornada debido a una lesión

Liga MX Femenil: Las Super Águilas decepcionaron y empataron con Atlas

Todavía sin Alison González ni Katty Martínez, América repartió unidades tras un 1-1 con las Rojinegras

Liga MX Femenil: Tigres cumple y derrota fácil al Necaxa

Nayeli Rangel, en dos ocasiones, y Lizbeth Ovalle anotaron por las Tigrillas; Luciana García descontó por las centellas

NOTICIAS