“The Meyerowitz Stories”, un divertido filme familiar

Mexico, 2017-05-22 09:35:36 | Redacción ESTO

Foto: AP

POR ALEXIS GRIVAS

Para uno quien desde los años sesentas acude en este festival gastando interminables horas en las salas oscuras si lo que ve diariamente vale la pena menos mal, de lo contrario unas bocanadas de aire fresco frente al mar valen mas que unas mediocres y/o de plano malas películas.

Justamente lo que hizo este que escribe para tomar un respiro al termino de la proyección de las dos películas de competición el día de hoy que, lo habrán entendido creo, no dieron para mucho. De esta especie tuvimos hasta ahora bastantes por lo menos en la competición. Horas antes de que el certamen entre a su segunda y ultima semana tuvimos derecho a dos mas de estas características.

Primero la película francesa de ficción El temible, que se publicitaba aquí como el gran acontecimiento  el festival ya que trata de un periodo de la vida del celebre cineasta franco suizo Jean Luc Godard y  que resultó de una platitud que roza con lo insignificante.

 Era de temerlo conociendo la filmografía de su realizador, Michel Hazanavicius, cuyos logros se limitan a El artista, la película de género mudo en blanco y negro que se llevo un Oscar en 2011 y lanzó a la fama su protagonista Berenice Bejo quien aparece también en la película de hoy al lado de Louis Garell que la hace de Godard. De 2011 en adelante nada bueno  hasta llegar a este monumento soporífico donde lo primero que uno se pregunta es a que publico se dirige aparte de los empedernidos cinéfilos interesados  en los detalles de la vida privada del gran maestro del cine galofono. Basado en el libro Dos años después escrito por  la otrora esposa y actriz de Godard Anne Wiazemsky (interpretada en el film por Stacy Martin), se desarrolla en los años sesentas y mas especialmente de 1967 hasta inicios de los setentas en que Godard, a raíz de la revuelta estudiantil  de Mayo de 1968, dio un giro radical a su recorrido de cineasta adoptando un cine de mensaje político a través del grupo de cine-acción Dziga Vertov cuya influencia marca de una manera o otra sus siguiente películas hasta hoy día, rodadas fuera del sistema comercial.

Todo esto es conocido por los cinéfilos, historiadores del cine y el público atento o no a los mensajes cinematográfico-políticos del gurú del cine mundial que sigue siendo hasta hoy día Godard.

Se podría suponer que realizar una película relativa a este periodo podría aportar elementos de comprensión respecto a la trayectoria y la evolución del cineasta en aquel preciso momento histórico. Nada de todo esto a pesar de la utilización, mas bien imitación y plagio dentro de la línea narrativa adoptada por Hazanavicius, de frases, imágenes, títulos, separación del filme en capítulos que fueron utilizados de manera innovadora  por Godard en sus películas.

No estaría yo lejos de realidad si hablaba en el caso presente de una película tanto mediocre como desastrosa… seleccionarlas en sección oficial y competición. Ha-ha y más Ha! tal y como fue el caso de Okja y Los fantasmas de Ismael aquí reseñadas con anterioridad.

También puedes leer: “Las hijas de Abril” destacan a México en Cannes

Para acabar de redondear el desastre el estreno para la prensa tardo en empezar por unos treinta minutos a raíz de una falsa alarma a la bomba que dio origen a la evacuación de la sala Debussy y su minuciosa revisión por la policía en un despliegue aparatoso.

El chiste que circulo  como relámpago entre los periodistas: que fue el mismo Godard quien llamo desde su reclusorio en Suiza para alertar sobre el supuesto atentado en una acto de protesta  por la mala que era la película que se metía con su vida personal.

Poco pero muy poco  mejor resulto la segunda película en competición del día de hoy, la producción independiente norteamericana, presentada como en el caso de Okja por Netflix, claro con los respectivos abucheos de ocasión en el estreno para la prensa.

Se trata de Las historias de los Meyerowitz con la que el joven norteamericano Noah Baumbach conocido por sus respetables filmes anteriores, entre ellos Frances Ha (2013), Mientras estábamos jóvenes (2015), hace su entrada a la competición de este prestigioso certamen, nada más que, me temo, no de la manera mas prometedora. Su film, escrito igualmente por el, resulto ser, a lo largo y ancho de sus larguísimas 2 horas de duración, poco mas que un sitcom televisivo al ritmo de diálogos interminables, separado además en capítulos que tenían que ver con cada uno de los personajes que intervienen, miembros de una familia, especialmente los hijos, que llegan a Nueva York para visitar a su excéntrico y malhumorado padre además de resentido por considerar que no se le ha reconocido lo suficiente su talento de  artista plástico.

Menos mal que el padre está interpretado nada menos que por el gran Dustin Hoffman quien regresa a la pantalla grande ademas de la inglesa Emma Thompson y los norteamericanos Adam Sandler y Ben Stiller. ¿Comedia dramática entonces? Más bien. ¿De aspecto y características televisivos?  Sin duda. Me permitirán entonces preferir dentro de estos parámetros el humor y las situaciones contenidas en las películas newyorquinas de Woody Allen.

También puedes leer: Mejora el ambiente competitivo en Cannes

REACCIONES

Quizá sería más saludable e interesante para los lectores de esta nota, regresar a lo relativo al cine mexicano aquí presente y en las reacciones que suscitó la película de Michel Franco Las hijas de abril después de su estreno.

A continuación de los nutridos aplausos que saludaron el término de la proyección la respetada revista Screen International anota el día de ayer en su favorable crítica redactada por Allan Hunter: “Michel Franco sabe plasmar grandes caracteres… la figura central en Las hijas de abril se revela gradualmente ser el peor ejemplo de la maternidad desde los tiempos de Joan Crawford. (Nota de lo que este transcribe: en qué película?). El enriquecimiento del filme con elementos de narración propios a las películas de género hace que Las hijas de abril pueden resultar el comercialmente más atractivo filme de Franco hasta el día de hoy. La actuación de Emma Suárez puede también ser un plus para los distribuidores en relación con su prestación en Julieta (de Pedro Almodóvar).

El estilo minimalista de Franco a través de tomas estáticas y su observación socio-realista está en plena evidencia en el inicio de la película.  El realizador exhibe de nuevo su destreza en crear tensión y en plasmar caracteres que desconciertan a los espectadores, a la vez Franco logra mantener la credibilidad en las tensiones que se acrecientan entre sus caracteres, creando situaciones en las que el espectador se siente urgido a saltar a la pantalla para tratar de cambiar el desarrollo de las situaciones. La credibilidad se debe igualmente a las actuaciones. Ana Valeria Becerril aporta al personaje de Valeria una entereza de hierro rechazando ser una víctima y toma su destino en sus manos. Emma Suárez logra que el personaje de Abril resulta totalmente creíble”

Quizás sería más saludable y interesante para los lectores de esta nota de regresar a lo relativo al cine nacional aquí presente y en la las reacciones que suscitó la película de Michel Franco “Las hijas de Abril” después de su estreno el día de ayer.

También puedes leer: Fastuosa inauguración del 70º Festival de Cannes

A continuación de los nutridos aplausos que saludaron el término de la proyección la respetada revista Screen Internacional anota el día de hoy en su favorable critica redactada por Allan Hunter:

“Michel Franco sabe plasmar grandes caracteres… la figura central en “Las hijas de Abril” se revela gradualmente ser el peor ejemplo de la maternidad desde los tiempos de  Joan Crawford.(Nota de lo que este transcribe: en que película?). El enriquecimiento del film con  elementos de narración propios a las películas de género hace que “Las Hijas de Abril” pueden resultar el comercialmente mas atractivo film de Franco hasta el día de hoy. La actuación de Emma Suarez puede también ser un plus para los distribuidores en relación con su prestación en Julieta (de  Pedro Almodóvar), el estilo minimalista de Franco a través de tomas estáticas  y su observación socio-realista esta en plena evidencia en el inicio de la película pero  ademas aquí su narrativa demuestra  un  sentido aun más pronunciado de lo inmediato y de tiempo, el realizador exhibe de nuevo su destreza en crear tensión y en plasmar caracteres que desconciertan a los espectadores.

A la vez Franco logra mantener la credibilidad en  las tensiones que se acrecentan  entre sus caracteres, creando situaciones en las que el espectador se siente urgido a saltar a la pantalla para tratar de cambiar el desarrollo de las situaciones. La credibilidad se debe igualmente a las actuaciones. Ana Valeria Becerril aporta al personaje de Valeria una entereza de hierro rechazando  ser una víctima y toma su destino en sus manos Emma Suárez logra que el personaje de Abril resulta totalmente creíble. Su actuación esta basada en tonos bajos haciendo aun mas evidentes los tejidos de su manipulación sin permitir que su actitud sea en lo mínimo influenciada por  algún tipo de remordimiento de consciencia.”

Por otro lado hoy se llevaron a cabo dentro del mercado del film las exibiciones por parte del festival de Los Cabos de peliculas nacionales de largo metraje en estado de post produccion desarolladas en la seccion “works in progress” de aquel festival.

Se trato de 3 documentales y de una ficción presentadas en unos “show reels” de 15 minutos cada uno a eventuales compradores, co-productores, distribuidores y directores  de festivales dentro de la iniciativa “Cabos goes to Cannes”.

La presentación corrió a cargo de los directores y productoras-es respectivas-os en la presencia del flamante director del festival Hugo Villa y de la ejecutiva del mando directivo Maru Garzón.